Compartir

‘Supervivientes 2019’ ha puesto punto y final a la edición más vista de su historia con una gala grabada en la que casi todos los concursantes que arrancaron la aventura el pasado 25 de abril,  aclaraban todos los temas pendientes. El ganador, Omar Montes, reconoció que aún no se ha gastado nada de los 200.000 euros del premio final y que aún está “aluciflipando”.

Jorge Javier Vázquez fue el encargado de despedir el ‘reality’ isleño con todos los supervivientes excepto las vetadas Azúcar Moreno, por abandonar, y Lidia que no pudo asistir y profundizó en los temas más jugosos y que más debates han desatado. El presentador no quiso ocultar su sorpresa por la victoria de Omar que reconocía que lo que más difícil le había resultado de la supervivencia “fue aprender a buscarme la vida, porque yo no sabía ni hacer la O con un canuto. Tardé un mes en aprender a pescar”.

Preguntado sobre si se sentía más “Daddy Yankee o Juan Magán”, en alusión a uno de los primeros rifirrafes que mantuvo con Isabel Pantoja al inicio de la aventura, antes de convertirse en íntimos, Omar confesó que es “más Daddy Yankee y un osito”. En este marco, la tonadillera no ocultó que era su debilidad.

.@_ISABELPANTOJA, a Omar: “Estoy feliz de que hayas ganado” https://t.co/0FBgMJbayp #SVDebateFinal pic.twitter.com/HMrsmqTjN4

Isabel y Omar hicieron gala de su buena sintonía, aunque el exnovio de Isa Pantoja no logró que la superviviente se sumara a su cruzada para volver a convertirse en su yerno. La superviviente no quiso contar el “recaíto” que su hija había mandado al ganador y puso en relieve que “ella ahora mismo tiene una relación y le debo respeto y se lo tengo que dar”.

Como no podía ser de otra manera, los enfrentamientos de la artista con el resto de sus compañeros en la isla, volvieron a cobrar protagonismo y Albert volvía a criticarla con dureza, asegurando que estaba en sus “pesadillas”. Muy ofendida, Isabel respondía: “No puede vivir sin mí, hasta sueña conmigo. Yo de momento no me he comido a nadie”. Unas palabras que recogía el pertiguista para renovar su ataque: “Hombre, todos los peces”.

Después y a petición de Jorge Javier, jugaron a decirse cosas bonitas y acabaron por enterrar el hacha de guerra.

Fue precisamente al analizar la evolución de Pantoja en el concurso cuando Carlos Lozano comenzó a hacer comentarios por lo bajo, provocando el enfado del presentador “¿Me permites que te diga una cosa? Qué poco generoso eres sabiendo tú el respeto que te tengo como presentador y como compañero que en el último debate lo intentes dinamitar de esta manera. No me gusta que se hable por lo bajo con cosas que no aportan absolutamente nada porque estamos a punto de irnos de vacaciones y me parece que hemos llegado a un punto que, vamos, es que yo a ti no te lo haría si presentaras un programa?”.

Las brutales peleas que Dakota y Violeta mantuvieron en la isla y que desataron multitud de críticas por los insultos y la falta de educación de la que hicieron gala, terminó de la mejor manera posible. La tronista defendió que prefería su actitud encarada, a la de otros que apuñalan por la espalda.

Lejos de recibir una felicitación, Violencia fue duramente criticada por Mahi que llegó a calificarla como manipuladora y calculadora. Un zasca que la aludida rechazaba solicitando un papel en una película de Spielberg.

Tampoco fue posible que Violeta y Albert limaran las diferencias. El segundo finalista de la edición recriminaba a la tronista que  hubiera querido montar una historia con él en el ‘reality’ hasta que conoció a Fabio. La superviviente lo negó y le acusó de ser un mal amigo, sentenciándolo con una ‘peineta’.

¿Qué versión te crees?