Compartir
Twitter / @josemanuelferra

Grupos españoles y franceses tienen la intención de provocar desde este viernes “bloqueos masivos” en las principales vías de transporte de la frontera española de Irún como protesta contra la cumbre del G-7, que reúne este fin de semana en Biarritz (Francia) a los líderes de las siete mayores potencias del mundo, y a la que este año acude como invitado el presidente español en funciones, Pedro Sánchez.

Si la invitación a Sánchez por parte de su homólogo francés, Emmanuel Macron, para asistir al G-7 da cuenta de las relaciones entre ambos países, esa colaboración también se verá en la respuesta de los grupos antisistema españoles que, junto a los conocidos como ‘gilets jeunes’ (chalecos amarillos), se han coaligado para tratar de cortar carreteras, aeropuertos y estaciones de tren.

Las “acciones de bloqueo”, según han difundido varios grupos españoles y franceses, se llevarán a cabo hasta el 25 de agosto. Comprenderán desde acciones en peajes y carreteras hasta cortes en el ferrocarril TGV y el aeropuerto de esta localidad del conocido como País Vasco francés, donde tendrá lugar la cumbre de mandatarios -entre ellos el norteamericano Donald Trump- entre el 24 y el 26 de agosto.

Los principales intentos de bloqueo serán en las autopistas y afectarán a carreteras como la A63, que une Burdeos con la frontera española en Irún/Biriatou. También afectarán a vías principales de las comunas francesas de Urruña, San Juan de la Cruz, Anglet, Bayona o Biriatu, entre ellas la carretera peaje, según mencionan varios colectivos antifascistas en la información que han subido a sus redes sociales.

Los ‘gilets jeunes’ también han convocado asambleas para el mediodía del domingo 25 para protestar contra la prohibición de las manifestaciones en las fechas en las que estarán reunidos los líderes mundiales por parte del Ejecutivo francés. Las localizaciones escogidas son principales puntos de Biarritz, Anglet y Bayona.

El G-7 reúne a las siete primeras potencias del mundo (Estados Unidos, Canadá, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y Japón), aunque en esta edición también participará el presidente Sánchez, el 25 de agosto, invitado por Macron. Allí debatirán sobre las principales cuestiones de orden mundial.

MACROACAMPADA

Asimismo, los ‘chalecos amarillos’ han organizado una macroacampada en la antigua colonia vacacional de Nestlé en Urruña. Desde allí llamarán a la movilización porque, según explican en el espacio web dedicado a la acampada (‘gjg7contresommet.wixsite.com’), “éste no es el mundo que queremos” y “las soluciones no vendrán de las políticas al servicio del 1% de los más ricos”.

En su campamento habrá conferencias, asambleas, bar, talleres y charlas con la idea de crear un “pueblo de chalecos amarillos” durante la celebración del G-7, como si de una cumbre paralela se tratara.

REACCIÓN DE LOS TRANSPORTISTAS

La Federación Nacional de Asociaciones de Transportistas de España (Fenadismer) considera “un absoluto despropósito” el dispositivo de tráfico decretado en la frontera de Irún con motivo de la cumbre del G7 que este fin de semana se celebra en Biarritz (Francia) y denuncia que las medidas son “más severas” que las aprobadas por el país vecino.

Fenadismer denunció que la Ertzaintza ha incrementado las restricciones inicialmente aprobadas por el Gobierno vasco, estableciendo una prohibición permanente de circulación en las principales carreteras guipuzcoanas a camiones desde las 6 horas del sábado 24 hasta las 18 horas del lunes 26 de agosto.

Por ello, advirtió del “previsible caos circulatorio” que va a producirse a partir del lunes cuando se levante la restricción, fruto de “una carrera absolutamente disparatada y sin sentido” por establecer medidas destinadas a prevenir cualquier incidencia que pudiera acontecer con motivo del G7. Todo ello va a provocar “perjuicios económicos a las empresas transportistas españolas”.

Las nuevas restricciones aprobadas por la Ertzaintza prohíben la circulación de todos los camiones de más de 7,5 toneladas por las principales carreteras guipuzcoanas (N-1, A-15, N-121 y A-8) de forma ininterrumpida desde las 6.00 horas del sábado 24 hasta las 18.00 horas del lunes 26, permitiendo excepcionalmente la circulación de determinadas mercancías (perecederas, combustibles y animales vivos). Asimismo, en Navarra el sábado también hay previstas restricciones para camiones en las carreteras N-121-B y N-135, desde las 7 hasta las 19 horas.

Fenadismer está indignada porque “de modo absolutamente irracional la Policía Vasca no va a respetar las ventanas de paso para camiones que sí prevén las restricciones a la circulación aprobadas por el Gobierno francés para estos días, en concreto, desde las 20 del sábado hasta las 8 horas del domingo, y desde las 20 horas del domingo hasta las 11 horas del lunes, a fin de descongestionar la frontera de madrugada”.

(SERVIMEDIA)