Compartir

La disolución de las Cortes Generales el próximo martes, 24 de septiembre, por la falta de acuerdo para investir a un presidente del Gobierno aboca a una inédita campaña electoral de 8 jornadas y a una precampaña de 37 días.

El Rey trasladó este martes a la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, que no convocará un nuevo debate de investidura al constatar que no hay ningún candidato que haya concitado los consensos necesarios para ser proclamado jefe del Ejecutivo.

Por ende, si no hay novedades hasta el 23 de septiembre, jornada que todavía es hábil para investir a un presidente, el 24 se disolverán las Cámaras y el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicará el real decreto de disolución, dando comienzo así a otra cuenta atrás: la de la repetición electoral.

¿Cuánto cuesta volver a las urnas?

Poner en marcha la maquinaria electoral tiene un gran coste para las arcas del Estado. Urnas, Papeletas, el servicio de Correos, la propaganda electoral, la tecnología de recuento de votos o la organización de debates en la televisión pública volverán a suponer una cascada de millones.

El presupuesto para los comicios de noviembre será a priori el mismo que el de las elecciones generales de abril: 138.961.516,72 euros.

Es decir, casi 140 millones de euros volverán a ser invertidos a partir de ahora para que el proceso electoral concluya con todas las garantías.

A esta cifra hay que sumar las subvenciones que reciben los partidos políticos con representación parlamentaria.