martes, 29 septiembre 2020 13:31

Sexo, drogas y prostitución: los bajos fondos de Sálvame al descubierto

-

Hace apenas unos días, la periodista catalana Karmele Marchante, a través de su cuenta de Twiter, se despachaba sin ningún tapujo, contando los “secretos” ingratos de Sálvame. La que fuera colaboradora durante unos años en el programa del corazón más visto de las tardes se mostraba con ganas de contar su verdad. Dentro del programa había sexo, drogas y prostitución.

En sus líneas narraba episodios referentes al consumo de drogas y explicaba también cómo dentro del programa había rostros muy conocidos que ejercían la prostitución. La periodista comenzaba así una guerra fuera de plató que más parecía una rabieta por no seguir en el candelero que un descubrimiento interesante para el público.

Y es que cuando hablamos de Sálvame ya no solo estamos hablando de un exitoso programa de entretenimiento basado en la prensa rosa. Estamos ante un espacio en el que cualquiera puede llegar a lanzar un dardo envenenado. Además de mostrar a los telespectadores imágenes del desliz en cuestión, se muestra una atmósfera persecutoria de acoso y derribo hacia la víctima fácil.

1
Belén Esteban y sus años tétricos

Belén Esteban durante una entrevista en Sábado Deluxe.
Fuente: El Español

A la Esteban bien la conocemos por haber sido pareja de un famoso torero y de airear los trapos sucios en la pequeña pantalla. Catalogada como madre coraje -simplemente por cuidar como debe a una hija-, Belén Esteban terminó haciéndose un hueco en este mundo televisivo. Años después conocimos que la de San Blas, había tenido un pasado en el que consumió drogas.

Un tiempo después tuvo otro escándalo televisivo. El que fuera su representante le había “robado” dinero. Comenzaba entonces una retransmisión en directo de todo lo que iba pasando. Al cabo de los meses, la Esteban había ganado el juicio.

Karmele ha vuelto a destapar esa olla a presión ¡cómo si ya nadie lo supiera! confesando que por los pasillos de los conocidos estudios de Mediaset “la droga corría”. Ahora bien, según ella hay otras personas participantes en este vicio pero ¿quiénes? Parece ser que Karmele Marchante no ha querido seguir tirando del hilo…

Atrás