Quantcast

Mario Kart Live – Lleva Mario Kart al salón de tu casa

Mario Kart es uno de los mejores juegos de carreras e indispensable en cualquier consola Nintendo. Eso es una realidad. Fue sorprendente cuando la marca anunció para Nintendo Switch Mario Kart Live, un juego que aunaba el divertimento de las carreras y la realidad aumentada. Con este título desarrollado por Velan Studios, vamos a montar un circuito en nuestra casa y vamos a correr contra corredores que en realidad no existen. Todo llevado a través de la magia de Nintendo.

Y vuelve a sorprendernos la Gran N. Si las demás apuestan por las moderneces, más gráficos, más potencia, etcétera, Nintendo quiere que desarrollemos nuestra imaginación. Primero fue Labo y ahora es Mario Kart Live. Cuando abrimos la caja, en esta ocasión Nintendo ha tenido la cortesía de enviarnos una edición Luigi, nos encontramos un coche teledirigido con una cámara y unos cartones que sirven para guiar al coche en el circuito a modo de arcos por donde pasar.

No hay cartucho, hay que descargar desde la Nintendo Switch la aplicación de Mario Kart Live que se encuentra gratuitamente y sirve tanto para Nintendo Switch normal como para la versión Lite. Ahora tocará emparejar el coche de radiocontrol. El coche trae un cable USB 3.0 para cargarlo. Tras el breve tutorial de aprender a controlarlo a través de la pantalla, deberemos montar el circuito.

Mario Kart Live necesita bastante espacio

No hay límite de espacio, la única condición es que los cuatro tablones estén colocados del 1 al 4 por orden por donde queremos que pase el coche. La propia cámara del vehículo detecta los arcos. Ahora deberemos hacer el recorrido del circuito para que el juego pueda determinar por dónde va y crear una carretera virtual. Y a partir de aquí, ya tendremos configurado el juego y ya podremos empezar de verdad a jugar.

Hay una buena cantidad de copas con 3 carreras en cada uno. El circuito puede ser siempre puede ser el mismo o puedes grabar en la memoria varios circuitos y correrlos. Si cambias de circuito, deberás mover los arcos de manera que quede como está guardado en la consola. Cada circuito ofrece un entorno y estas condiciones afectan a cómo se mueve el coche durante la propia carrera.

En la propia carrera correremos contra los esbirros de Bowser que van montados en karts que levitan. La mecánica es la de Mario Kart. Pasaremos por cajas, recogeremos ítems y los usaremos contra los enemigos o con nosotros mismos. Si utilizamos una seta, el coche correrá más.

Realidad virtual muy bien conseguida

En la realidad tendrá un pequeño acelerón. Si nos dan con una concha, el coche se parará. Todo lo que suceda, le pasa en tiempo real al juguete. También podremos derrapar. Aunque el coche no derrapa en realidad, se bloquea la dirección de la curva y al salir tendremos el microturbo.

Mario Kart Live se controla estupendamente y es bastante divertido, pero tiene limitaciones. La mayor es el choque frontal con la realidad. Si queríamos hacer un circuito por toda la casa, la limitación de la señal no nos lo va a permitir. Las paredes le afectan bastante. Luego si tocamos un arco, el circuito se modifica levemente y si hemos puesto muebles, sillas y otros objetos por donde pasar, quizás las patas acaben dentro del circuito.

La segunda de las limitaciones son los arcos. Con tan solo 4 arcos, da para crear muy pocas figuras. SI queremos introducir algunas curvas en chicane, será imposible. Así que todo se limita a circuitos circulares, cruzados y no demasiado más. Además, realmente hace falta un buen espacio para jugar. SI tienes un pisito pequeño, deberás retirar todo tipo de muebles para poder hacer algo decente.

El límite está en tu imaginación

Aparte de los circuitos del Grand Prix, podremos jugar contrarrelojes y carreras personalizadas. También podremos jugar con amigos con hasta 3 coches más, es decir 4 por carrera. Para eso necesitarás 3 coches más y 3 consolas más. También se puede seleccionar la cilindrada entre 50, 100, 150 y 200cc. Se nota bastante la diferencia de velocidad entre cada una y será más complicado hacerse con el kart. Además, a medida que consigamos monedas, desbloquearemos objetos para la realidad aumentada como arcos distintos, o skins para el piloto y el coche.

Gráficamente el juego está muy bien. La realidad aumentada funciona genial y de verdad parece que jugamos contra personajes que no están ahí. Los arcos también están muy bien realizados cuando el juego les pone el diseño. Sonoramente no hay demasiado cambio con respecto a Mario Kart 8, así que debemos decir que sobresale, pero que repite gran parte de las canciones. El juego viene traducido al español mediante textos, como era de esperar.

Si tienes una casa grande o un salón con suficientes metros cuadrados, Mario Kart Live es uno de esos juegos que te va a dejar con la boca abierta. Buena variedad de condiciones para los circuitos, un control impresionante que reproduce a tiempo real lo que pasa en el juego. La imaginación y alguna cosa más son tan solo los límites de este Mario Kart Live que acaba de llegar y que es una gran idea para jugar por la tarde con tu familia, ahora que se acercan las fechas navideñas.

Comentarios de Facebook