Compartir

El próximo mes de junio, más concretamente el día 9, RecoTechnology de la mano de Meridiem Games va a publicar uno de los trabajos más importantes del panorama nacional en este 2020: 1971 Project Helios. Desde Que.es hemos tenido la oportunidad de poder jugarlo antes de su salida y compartir una entrevista tanto con sus desarrolladores como con Xabi San Martín, componente del grupo La Oreja de Van Gogh y encargado de crear la banda sonora del juego.

1971 Project Helios es un juego de estrategia por turnos que nos pone en un planeta tierra postapocalíptico en donde los humanos están sumidos en un eterno invierno en donde el Fulgor, un nuevo recurso energético, es el pilar en el que se está apoyando esta nueva sociedad. Una científica, Margaret Blythe está llevando a cabo Project Helios, un programa para la recuperación de la naturaleza y que revertiría el desastre climático que originó este eterno invierno. Ella es secuestrada y nuestros protagonistas deberán ir en su búsqueda.

Este Project Helios les ha llevado a RecoTechnology más de dos años de desarrollo, desde la semilla inicial de la idea y los bocetos, hasta el diseño de niveles, motor y programación del juego, el diseño artístico y el modelado 3D de personajes y animaciones. Reconocen que no ha sido un trabajo fácil pero que el resultado es para estar contento ya que el trabajo duro que han realizado se ve en el resultado final. Y es que Project Helios no tiene nada que envidiarle a las grandes superproducciones del mismo género a nivel jugable.

Contamos con 8 protagonistas que van apareciendo poco a poco en la historia y cada uno de ellos tiene habilidades diferentes y serán mejor en unas que en otras como por ejemplo combate cuerpo a cuerpo, granadas, daño a distancia, etcétera. Pero sin duda el elemento determinante es el Fulgor, un elemento escaso con el que los personajes activarán habilidades o podrán reanimar a una unidad caída. Otro elemento que tenemos que tener muy presente es el frío, un frío que va afectando a los personajes en batalla y que va congelando la barra de vida tras cada turno y que va restando vida útil. Si llega a congelarse completamente, nuestro aliado morirá irremediablemente. Esto convierte a 1971 en un juego desafiante, pero también admiten los desarrolladores que tiene una gran posibilidad de estrategias a seguir.

De hecho podemos personalizar el equipo, normalmente uno de los componentes es indispensable y podremos elegir al resto de acompañantes entre 1 y 3 dependiendo. Cada uno con habilidades igualmente personalizables. Tendremos que tener en cuenta el Fulgor y el frío para hacer que nuestros movimientos sean exitosos, ya que un paso en falso nos arruinará un combate.

El contexto histórico del juego viene dado por un “Qué hubiera pasado” tras una catástrofe global a gran escala que supone el fin de la sociedad en aquel año 1971, en plena Guerra Fría, y el surgimiento del nuevo elemento Fulgor. Los desarrolladores han querido plasmas los conflictos entre supervivientes y grupos que pululan por este nuevo mundo y cómo se hubiera desarrollado esta sociedad varias décadas después de ese suceso.

En ese mundo creado en 1971 Project Helios habría 3 facciones nuevas creadas a partir de la influencia del descubrimiento del Fulgor. En palabras de RecoTechnology:

Los Scavengers son el grupo más vulnerable y caótico, que se preocupa sólo por sobrevivir y construir a partir de restos del antiguo mundo. Para ellos, la inspiración más fuerte vino de esa parte sucia de Star Wars donde conviven mercaderes, contrabandistas y piratas rodeados de un collage de armas, vehículos y chatarra oxidada.

Los Wintersöhne son una fuerza militar por excelencia. La parte de la sociedad que se hubiese organizado férreamente en un sistema militar e industrializado y que hubiese prosperado rápidamente aprendiendo a usar el Fulgor de maneras más sofisticadas y aprovechables que el resto del mundo. Su estética es una reimaginación de uniformes de la Segunda Guerra Mundial con un punto más futurista y aclimatado a un mundo en hielo, pero con ese sabor de ciencia ficción antigua de los 70, un poco tosco y gris.

La tercera, los Kafiritas, es el ejercicio de imaginar cómo un grupo de personas consideraría el Fulgor algo divino y se replantearía la catástrofe natural como una señal de reinicio por los pecados del mundo. La idea de un culto religioso con tintes esotéricos nos llevó a acercarlo estéticamente a los cultos que surgieron a mediados del siglo XX y al oscurantismo, a una suerte Edad Media donde vivirían bajo el control de “iluminados” por la señal divina.”

Otra cosa que llama mucho la atención cuando juegas a 1971 Project Helios es que la narrativa está muy presente, de hecho los desarrolladores, aunque saben que no es algo nuevo en el género, han querido que esta riqueza narrativa nos vaya guiando a lo largo de la historia. De tal manera que tanto el combate, como la narrativa tienen gran importancia.

Otro punto diferencial es la exploración, que nos permitirá ahondar en la historia y las circunstancias de este mundo creado en 1971 Project Helios y que será accesible explorando a fondo todos los escenarios y que además nos proporcionarán recursos y equipo para utilizar en los combates. También los chicos de RecoTechnology han querido darle importancia a las decisiones y a la táctica, otorgándonos varios finales posibles dependiendo de cómo actuemos en ciertos puntos.

Los desarrolladores admiten que crear un juego de este tamaño y de esta ambición es complicado pero gracias al talento y a la creatividad, se puede llevar a cabo esta tarea cuidando y mimando cada detalle. Sin duda, para ellos, la parte más complicada ha sido la externa al juego, la de conseguir una financiación suficiente para sostener el proyecto durante la duración de su desarrollo, pero afortunadamente lo han conseguido y el resultado lo podréis ver a partir del 9 de junio.

También, gracias a los chicos de Meridiem Games, hemos tenido la posibilidad de entrevistar a Xabi San Martín, componente del grupo La Oreja de Van Gogh y compositor de la banda Sonora de Project Helios.

La llegada de Xabi al proyecto ha sido un cúmulo de casualidades. El equipo desarrollador tenía muy claro qué quería otorgando unas directrices y correcciones muy claras. Sin embargo no ha sido un proceso fácil ya que tener que darle una personalidad a cada facción del juego ha sido el mayor reto para el compositor.

Xabi nos comentaba que aunque lleva más de 2 décadas componiendo tanto para su grupo como para otros artistas y para publicidad, es la primera vez que se adentraba en el terreno de los videojuegos. Ha vivido esta experiencia con una mezcla de fascinación y respeto pero sintiéndose aprendiz, principiante en este mundo, algo que le ha aportado mucha creatividad.

En cuanto al proceso de creación de una banda sonora, Xabi admite que es totalmente opuesto a lo que llevaba haciendo tantos años escribir música pop. Ha tenido que elegir una paleta de sonidos para cada pasaje haciendo que cada sonido sea clave adaptándose a cada momento emocional del juego sin pensar tanto en la melodía como tal. Sin embargo en un tema pop, la melodía que se crea en una guitarra, se puede extrapolar a un piano haciendo que las notas elegidas conformen la propia canción.

Sin duda 1971 Project Helios cuenta con una gran jugabilidad, un precioso diseño artístico, una ambientación que te hace meterte de lleno en la historia y la banda sonora tenía que estar a la altura de este juegazo que no espera el próximo 9 de junio.