Compartir

De la mano de 505 Games, Lab Zero Games nos trae su segundo juego: Indivisible. Una bonita aventura de rol por turnos muy ágil y con unos gráficos dibujados a mano que nos hace sentir como si estuviéramos viendo una serie o un anime japonés. Una buena historia y una divertida jugabilidad que hacen de este Indivisible una de las sorpresas de este año en cuanto a juegos Indie se refiere.

Todo comienza 16 años después de una secuencia inicial que nos deja un poco desubicados. Tomamos el papel de Anja, una joven que está siendo entrenada por su padre, un padre bastante desapegado, por cierto, cuando unos personajes atacan la aldea y el jefe de ese escuadrón acaba por asesinar al progenitor de Anja. Ella, con un extraño poder, le encierra en su reino interior y a partir de ahí, lucharán juntos y se irá desarrollando la historia.

A medida que vayamos explorando el mundo iremos conociendo a más compañeros que irán acompañándonos en la aventura en el Reino Interior de Anja y así podremos formar equipos con hasta tres de estos personajes junto a Anja. Realmente no hará falta demasiado para que estos personajes se unan a nuestra causa de venganza. Algunos tan solo con intercambiar unas palabras, querrán acompañarnos. Eso sí, la personalidad de cada uno de ellos es genial y tienen mucho carisma. Nos ha encantado sobre todo Razmi, una hechicera puntillosa que pone su toque irónico y sarcástico a todo lo que va diciendo Anja y Dhar, el príncipe asesino.

Indivisible mezcla el RPG por turnos con la exploración de escenarios 2D al estilo de Metroidvania. Iremos descubriendo y avanzando por el mapeado, encontrando caminos que no podemos atravesar porque se requieren ciertos elementos y deberemos buscar alternativas. Todo ello acompañados por nuestro hacha. Anja puede saltar, atacar, correr e incluso agarrarse a la pared con su arma. Por el camino encontraremos altares donde guardar la partida y coleccionables además de enemigos. Cuando nos encontremos un rival entrará en juego la otra parte, el RPG por turnos.

En el combate de Indivisible tenemos un equipo formado por cuatro contendientes, cada uno de ellos atacará con un botón determinado, X o Cuadrado, Y o Triángulo, B o círculo y X o A dependiendo de si jugamos en Xbox One o PS4. Cada uno de ellos, como decimos, se maneja con ese botón para atacar en el turno de ataque y también para defenderse en el turno de defensa. Para atacar deberemos esperar a que se recargue el círculo de ataque de cada uno de ellos y podremos realizar las acciones simultáneamente entre todos los personajes. Además a medida que vayamos luchando, conseguiremos experiencia que nos hace mejorar los ataques y poder realizar más golpes seguidos.

La defensa en Indivisible es esencial y consiste en pulsar el botón del luchador que recibe el golpe en el momento exacto. Por supuesto que hay ataques que afectan a todo el equipo y para ello también hay otro botón, encima de los gatillos, para hacer una defensa conjunta. Y no faltan los ataques especiales que se realizan al recargar una barra a base de realizar acciones, este ataque especial se puede hacer 1 vez cada vez que se recargue pero con 1 personaje. Cada uno de ellos tiene un ataque diferente, los hay que son muy dañinos, otros que curan, etcétera, así que habrá que saber qué ataque hacer en cada momento.

No todos los combates consisten en darle rápido a los botones en cuanto se recarguen. A medida que avanzamos vamos viendo distintos enemigos que son débiles a algunos tipos de ataque e inmunes a otros así que habrá que luchar con estrategia y sabiendo cuándo hacer los combos o cuando jugar un poco más a la defensiva. Realmente es un modo de combate muy original y que le da mucho ritmo a la aventura ya de por si movida.

Indivisible mezcla las plataformas y el rol básico sin demasiadas preocupaciones. Tan solo iremos subiendo niveles y consiguiendo gemas para potenciar ataques y defensas. No incluye nada más profundo en este sentido y realmente tampoco le hace falta, en una aventura así no hubiera sido necesario complicar el sistema porque ya de por sí la jugabilidad destaca y brilla.

Gráficamente Indivisible es una delicia hecha a mano. Es como estar viendo dibujos animados tanto en las secuencias cinemáticas como en el propio juego mezclando las dos dimensiones y el detalle de los muchos personajes y enemigos con la belleza, profundidad y variedad de los escenarios. Con franqueza os decimos que en este aspecto Indivisible brilla y mucho y es una gozada poder ver juegos hechos con este cariño. La parte sonora tampoco se queda atrás con unas melodías dignas de un juego AAA que ambientan perfectamente esta aventura.

Indivisible es divertido, con una buena historia, con mucha acción y combates donde tendremos que pelear con estrategia y saber qué es lo que estamos haciendo. Lab Zero Games ha arriesgado con el tipo de combates de rol por turnos mezclado con unas plataformas con un resultado excelente. Si sumamos el cuidado gráfico de dibujos anime y la banda sonora, nos atreveríamos a decir que este juego, que tenemos gracias a 505 Games, es de los candidatos a juego indie del año. Sabemos que es una época con muchos lanzamientos potentes y que este Indivisible no tiene tanto nombre, aun así, si le dais la oportunidad, vais a salir muy muy satisfechos porque cumple como un gran producto de entretenimiento.