Compartir

a hemos hablado varias veces de Farming Simulator, tanto en su versión del año pasado como en el pack de contenido descargable que lanzaron hace unos meses. Hoy le toca el turno a la nueva edición de este simulador de granja, que aparece para Nintendo Switch en una versión algo recortada pero que nada tiene que envidiar a la de sus hermanas mayores. Focus Home Interactive y Koch Media vuelve a hacer el milagro y un juego para otras plataformas luce genial en la híbrida de la gran N.

En una entrega que recuerda mucho a la del año pasado, ya no seremos el granjero que va andando de máquina en máquina. Ahora digamos que somos directamente los tractores e iremos cambiando entre ellos. El juego comienza con un pequeñísimo tutorial que nos enseñará a arar, sembrar y recolectar varios campos de trigo que tenemos en nuestra granja. Esta es la base más básica del juego. También nos dirá cómo con un solo botón, podremos contratar a una persona que automatice la tarea anteriormente descrita para que nosotros podamos dedicarnos a otras tareas.

Tendremos a nuestra disposición más de 100 máquinas entre tractores, remolques, cosechadoras, camiones, etcétera. No hace falta conocer todas las máquinas disponibles porque normalmente no tendremos ningún tipo de información de antemano sobre ellas, pero si que nos ayudan una serie de iconos a la hora de comprarlas para saber qué es lo que hacen, si recogen algún cultivo u otro o si son específicas para tubérculos o algodón.

En cuando a los cultivos tenemos diez opciones para sembrar nuestros campos entre los que se encuentran el trigo, la cebada, la avena, nueva en esta edición para Switch así como el algodón, la colza, el girasol, la soja, el maíz, la patata y la remolacha azucarera. Tanto la patata como el algodón necesitan máquinas especiales para su cultivo y recogida así que no os recomendamos sembrar campos con estos frutos porque no vais a tener con qué recogerlo y será un cultivo perdido hasta que tengáis dinero para adquirir las máquinas adecuadas.

Además con nuestros cultivos podemos también crear heno y paja para nuestros animales, porque en Farming Simulator 2020 también podremos cuidar caballos, vacas, ovejas y cerdos, como pasaba en la edición pasada. Así pues con el rendimiento de las plantas y de los animales tendremos productos como estiércol, leche, lana o los propios caballos para vender una vez criados.

El objetivo final de Farming Simulator no es otro que ir generando beneficios para reinvertirlos en otros beneficios. Es un juego de tener paciencia porque va lento. Deberemos conocer el precio de los cultivos para, en el mapa, venderlo en el sitio donde más paguen o guardarlo en nuestro silo, deberemos intentar gastar lo mínimo posible fabricando nuestro propia comida para animales y nuestro propio estiércol para que los cultivos crezcan más rápido y reinvirtiendo todas estas ganancias en nueva y mejor maquinaria.

Vuelven marcas míticas del campo como John Deere, Fendt o Case IH. También tendremos cosechadoras de New Holland y maquinaria de la patata de Grimme, marcas que igual no conocéis si no estáis metidos en el mundo del campo, pero que son top de tecnología en su sector. Como decimos, deberemos conocer para qué sirve cada maquina y para eso el juego nos da una breve descripción en el menú de compra. También con iconos veremos su función y si una máquina puede recoger un cultivo u otro.

Como no podremos movernos nada más que con un vehículo, el juego da la posibilidad de acceder a la tienda a través de un menú, pero si queremos recargar el depósito de gasolina o la sembradora, en el suelo hay unos pequeños símbolos que nos permiten ir ahí y hacer automáticamente la función para la que estén diseñados, es decir, si queremos recargar la gasolina de un tractor, deberemos ir con el tractor y pasar por encima del símbolo, entonces se nos cobrará la cantidad hasta llenar el depósito y tendremos de nuevo combustible para seguir haciendo nuestras tareas diarias.

Gráficamente habiendo jugado a las entregas anteriores en consolas más potentes, sentimos que es una gran obra la que han realizado. Es cierto que tiene recortes y que a veces los cultivos cambian de resolución muy bruscamente en pantalla, pero también es verdad que no hemos tenido problemas de caídas de frames y todo rinde muy fluido, incluso con varios tractores trabajando a la vez. El modelado de la maquinaria es muy fiel a la realidad y quizás es el mejor punto del juego con cada detalle incluso en perspectiva de primera persona poniéndonos al volante de cada tractor.

En cuanto al sonido, es pasable sin destacar en ningún momento. Se escucha bien el sonido del motor de los tractores pero ya decimos, no es algo a destacar. Cumple.

Farming Simulator 20 es una ocasión ideal para haceros con un juego que se echa mucho en falta hoy en día. Un juego relajante en donde hacer las cosas a nuestro ritmo sin tener ningún tipo de presión. Un juego tanto de un ratito como de tardes enteras, ideal para jugar en el autobús de camino al trabajo o de vuelta a casa. Focus Home y Koch Media nos traen este simulador de granja con maquinaria real y cultivos reales en el que conoceremos un poco mejor ese olvidado sector primario que tan importante es en nuestra sociedad. Un Farming Simulator 20 que tiene gran cantidad de fanáticos en Europa con una inmensa comunidad, y esto no es por nada. Dadle una oportunidad porque no os vais a arrepentir.