Quantcast

España baja su cuota de renovables al 17,4% tras seis años de subida

La cuota de producción energética procedente de fuentes renovables en España alcanzó un 17,4% del consumo final de energía en 2018, lo que supone un descenso de dos décimas con respecto a 2017, un freno a seis años de ascenso continuado y 2,6 puntos porcentuales por debajo del objetivo del 20% para 2020.

Así se recoge en los datos difundidos este jueves por Eurostat, que aporta información de la cuota de energías renovables en los 28 países de la UE, más Albania, Kosovo, Macedonia del Norte, Montenegro, Noruega, Serbia y Turquía.

Este descenso en la producción de renovables en España en 2018 es el segundo que se produce desde 2004, primer año con datos disponibles por Eurostat. El anterior ocurrió en 2011, cuando la cuota era del 13,2%, seis décimas menos que en 2010.

España pasó de tener una cuota del 8,3% en 2004 al 16,2% en 2015; al 17,4% en 2016, y al 17,6% en 2017, que se mantiene como máximo histórico después de caer al 17,4% en 2018.

Por otro lado, la participación de las fuentes renovables en el consumo final bruto de energía de la UE llegó al 18,0% en 2018, cinco décimas más que el año precedente, y más del doble que en 2004 (8,5%), primer año con datos disponibles. El objetivo comunitario es alcanzar un 20% en 2020 y al menos un 32% en 2030.

Además de España, la proporción de renovables en el consumo final de energía también descendió en 2018 en otros cinco países de la UE: Hungría (del 13,5% al 12,5%), Italia (del 18,3% al 17,8%), Lituania (del 26,0% al 24,4%), Portugal (del 30,6% al 30,3%) y Rumanía (del 24,5% al 23,9%).

Por el contrario, los principales incrementos entre 2017 y 2018 se produjeron en Chipre (del 10,5% al 13,9%), Luxemburgo (del 6,3% al 9,1%) y Bulgaria (del 18,7% al 20,5%).

SUECIA LIDERA EL RANKING

Con más de la mitad (54,6%), Suecia tuvo en 2018 la mayor participación energética proveniente de fuentes renovables en su consumo final bruto de energía, por delante de Finlandia (41,2%), Letonia (40,3%), Dinamarca (36,1%) y Austria (33,4%). En el extremo opuesto se sitúan Países Bajos (7,4%), Malta (8,0%), Luxemburgo (9,1%) y Bélgica (9,4%).

Cada Estado miembro de la UE tiene su propio objetivo de producción de renovables para 2020. Esos objetivos nacionales tienen en cuenta los diferentes puntos de partida, el potencial de energía renovable y el rendimiento económico. Por ejemplo, España se ha marcado llegar al 20%, que es el mismo porcentaje que la media comunitaria.

Doce de los 28 países comunitarios han logrado ya sus metas nacionales para 2020: Bulgaria, Chequia, Chipre, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Grecia, Croacia, Italia, Letonia, Lituania y Suecia.

Rumanía está a una décima de lograrlo y Austria, Hungría y Portugal se encuentran a menos de un punto porcentual. En el extremo opuesto están Países Bajos (a 6,6 puntos de su objetivo), Francia (a 6,4), Irlanda (a 4,9), Reino Unido (a 4,0) y Eslovenia (a 3,9).

Las fuentes de energía renovables cubren la energía solar térmica y fotovoltaica, la hidroeléctrica (incluida las mareas, las olas y los océanos), el eólica, la geotérmica y todas las formas de biomasa (incluidos los desechos biológicos y los biocombustibles líquidos).

SERVIMEDIA

Comentarios de Facebook