Compartir
Fuente: Festival de Almagro.

La semana pasada ha concluido la convocatoria de presentación de propuestas para la 42 edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, del que Vidas Insuperables es Medio Colaborador. La organización del certamen apuesta de nuevo este año por el teatro accesible e inclusivo como seña de identidad. Ignacio García, director del Festival, nos da más detalles en Vidas Insuperables.

Vidas Insuperables

El mejor certamen de teatro clásico, del que Vidas Insuperables es Medio Colaborador, volverá a realizar una apuesta por el teatro accesible e inclusivo en su 42 edición. El Festival de Teatro Clásico de Almagro se caracteriza por ser el espacio en el que ver las mejores representaciones de Lope de Vega, Calderón de la Barca, Cervantes, San Juan de la Cruz o Tirso de Molina, entre otros, en un enclave además histórico y que pretende ser Patrimonio de la Humanidad.

Fuente: Festival de Almagro.

Sin embargo, en la pasada edición, además de apostar por las mejores representaciones, quisieron ir más allá en accesibilidad e inclusión en el teatro. “A nosotros nos parece que no es suficiente ser un festival con gran prestigio en cuanto a la calidad de las propuestas, sino que tenemos una importante responsabilidad social como fundación pública que somos, que pasa por hacer una cultura para todos”, explica Ignacio García, director del Festival.

En su primer año al frente del certamen, hicieron un gran esfuerzo y llevaron a cabo diferentes iniciativas relacionadas con la accesibilidad y la inclusión de personas con alguna discapacidad, principalmente las personas con movilidad reducida, discapacidad visual, auditiva o intelectual.

“El año pasado incluimos el “touch tour” que consiste en que el público con discapacidad visual puede tocar la escenografía o el vestuario e incluso, en los casos de la Compañía Nacional, pudieron hablar con el elenco y preguntarles curiosidades. Así conocen mejor sus voces y disfrutan más de la representación. Por supuesto, también hay audio-descripción de las obras”.

En el caso de las personas con discapacidad auditiva, pudieron acudir a diferentes obras que contaban con sobretitulación. Y quisieron abrir un nuevo camino con la adaptación del teatro para personas con discapacidad intelectual, en la que se hizo una previa explicación para ayudar en la comprensión de la obra e incluyeron también la sobretitulación.

Este año trabajan para mejorar las iniciativas que se hicieron el año pasado, y plantear nuevas opciones. “Estamos evaluando junto a la ONCE lo que se hizo, pensando cómo podemos mejorar lo del año pasado y qué otras iniciativas podemos plantear en cuanto a la accesibilidad integral de los espectáculos”.

Actividades inclusivas durante el Festival

Durante el Festival, se llevaron a cabo diferentes exposiciones táctiles y pusieron en marcha un karaoke teatral. “Se trata de una actividad completamente accesible, ya que gracias a un software el espectador escucha por unos cascos lo que tiene que hacer y decir y representa la escena, de manera que tampoco hay ninguna limitación para las personas con discapacidad visual”.

Además de iniciativas para mejorar la accesibilidad, en la pasada edición del Festival consideraron que la inclusión también era un elemento necesario que mejorar, y quisieron que personas con discapacidad aportasen una mirada distinta sobre el Siglo de Oro.

Fuente: Orozú Teatro.

“Durante dos días se representó en la plaza de Almagro ‘Coplas y romances de cordel’, en la que actores con discapacidad visual recuperaron los populares ‘cantares de ciegos’. Hicimos también una versión ‘De lo fingido lo verdadero’ de Lope de Vega, con personas con y sin discapacidad”.

“Se hizo una representación de ‘Volpone el Magnífico’ por parte de una compañía formada por actores ciegos y videntes. Y también contamos con Mónica Monasterio, una cantante fabulosa e invidente que hizo un recital sobre canciones inspiradas en poemas del siglo de Oro, en el corral de comedias”, continúa.

Un referente en accesibilidad

Desde Almagro, pretenden mantener estas iniciativas de inclusión y seguir mejorando en esta nueva edición. “Queremos que Almagro se convierta en un referente de un lugar que hace los mejores textos del Siglo de Oro con los mejores intérpretes, pero siempre pensando en que todo el público pueda disfrutar sin ningún tipo de barrera”.

Plaza Mayor de Almagro.

Aunque el director del Festival explica que deben medir sus capacidades como Fundación, sueña con hacer, de aquí a unos años, una programación en la que, bajo demanda, toda la programación pudiera ser accesible.

“Queremos organizar una manera de racionalizar esa oferta. Y que cuando un espectador con discapacidad visual quiera acudir a una función un día, nos pueda avisar con tiempo y nosotros generemos la accesibilidad del espectáculo. Que el espectador pueda comprar la entrada para cualquier día y contar con ese servicio”.

En Almagro están abiertos a todo tipo de lenguajes. Por eso, trabajan con grandes profesionales del mundo de las artes escénicas, y tienen en cuenta que dentro de este ámbito hay personas con capacidades diferentes que pueden participar en cualquiera de los proyectos. “No hacemos ningún tipo de distinción más allá de la calidad de las propuestas”.

Teatro sin limitaciones

“La cultura la hacemos entre todos y lo importante son las ideas, son los talentos y no las aparentes limitaciones que algunos ven. El que no ve, o el que no oye, o el que tiene una discapacidad intelectual, lo que hace es entender estos textos desde otra sensibilidad y punto de vista, y encuentra en ellos otros valores y virtudes”.

Cada vez hay más interés por nuestro patrimonio del Siglo de Oro en el mundo entero y García sueña con que Almagro se convierta en una escuela de valores. “Se percibe una enorme sensibilidad hacia nuestros clásicos que hablan de la justicia, la dignidad, el amor, o la lucha por el poder. Son temas que nos siguen tocando hoy en día y que generan un interés más allá de nuestras fronteras. Queremos que el teatro sirva como una escuela de valores para tener una sociedad más compleja, más profunda, más justa, más reflexiva y más inclusiva”.