Quantcast

Qué es una fístula

Las fístulas son algo muy doloroso y se producen cuando se forma una conexión entre un órgano y otra estructura, normalmente se desarrolla cuando un órgano se inflama o se daña. Estas son muy comunes en personas que padecen la enfermedad de Crohn, que es una enfermedad inflamatoria del intestino. Alrededor del 35% de personas que padecen la enfermedad de Crohn tienen al menos una fístula.

Si quieres saber más sobre este tipo de dolencia, tendrás que saber exactamente dónde pueden aparecer, de qué tipo existen, cuál es su origen y cómo podrías tratarlas. Aquí te vamos a contar todo esto para que no tengas ningún tipo de duda.

Diferentes tipos de fístula

Qué es una fístula

Por desgracia, las fístulas pueden aparecer en muchos lugares del cuerpo pero lo hacen con mayor frecuencia alrededor del ano. Es lo que se llaman fístulas perianales. Otro tipo común de esta dolencia es la que se desarrolla entre los bucles del intestino. Pero también pueden desarrollarse entre el recto y la vagina, entre el intestino y la piel, entre el intestino y la vejiga, entre la tráquea y el esófago y en otros lugares.

Por lo que tampoco hay sitios fijos en los que sí o sí vaya a salir, puede tener más incidencia en algunas partes del cuerpo pero, para nada, son fijas. Si crees que puedes tener alguna, sea en la zona que sea, lo mejor que puedes hacer es consultarlo con tu médico para que él te asesore.

Causas

Qué es una fístula

Las fístulas se pueden desarrollar de varias formas, según el tipo de dolencia que sea y de su ubicación, fundamentalmente. Las anales se forman con mucha frecuencia debido a un absceso anal. Si el absceso no se ha curado correctamente, puede provocar el desarrollo de esto. De hecho, se estima que el 50% de personas que tienen un absceso anal pueden desarrollar una fístula más tarde por lo que es bastante proclive.

Estas se forman en el aparato digestivo y también pueden haberse desarrollado tras una cirugía, tras una radioterapia para el cáncer o por una lesión traumática. Algunas enfermedades como las enfermedades de transmisión sexual y la diverticulitis también pueden causar fístulas. Y hay otras como la fístula traqueoesofágica (FTE) que puede desarrollarse en un bebé durante el embarazo.

Tratamiento

Qué es una fístula

Este tipo de dolencia en la mayoría de las ocasiones se eliminan con cirugía. Pero esto suele tratarse de la siguiente manera: el personal médico diagnostica la fístula y decide cuál es el mejor plan de acción, dependiendo del tipo que sea y de su ubicación, todo depende de esto. Aunque otra forma de tratarla es mediante el uso de un catéter para drenarla. Normalmente se usan para tratar las que son pequeñas y como modo para controlar la infección.

También existen otros tipos de tratamientos, por ejemplo se pueden cerrar con un tipo de pegamento denominado pegamento de fibrina, que se puede utilizar para sellarla cuando sea necesario. Además, se puede emplear un tapón para taparla. En otros casos, se puede tratar con medicamentos pero tienes que saber que la mayoría se solucionan con éxito.

Síntomas

Qué es una fístula

Como estás viendo, el sitio donde se encuentren es sumamente importante y a la hora de los síntomas que puedas tener, no va a ser menos. En el caso de que esté ubicada en el ano, tendrás hinchazón o un bulto en el canal anal y aumentará al sentarse, ir al baño, toser o realizar algún movimiento. Si está en la vesícula, los síntomas pueden ser repetidas infecciones urinarias y gamas de orinar constantes.

En el caso de que se encuentre en la vagina, puedes tener dolor y expulsión de aire, pus o heces por esta misma. Si lo tuvieras en el intestino, según la parte donde se encuentre, podrías no tener ningún tipo de síntoma o sino diarrea, deshidratación y mala absorción de nutrientes.

Cómo curarla día a día

Alimentos que te ayudan a curarte

Además de que vayas al médico, es importante que realices cambios en tu día a día y estos pueden ser que evites los alimentos picantes o con un exceso de grasa para ayudar a tener un sistema digestivo más sano. También puedes beber litro y medio de agua al día ya que esto ayuda a que los intestinos funcionen correctamente.

Si tienes la fístula en el ano, usa almohadillas para sentarte ya que te ayudará a que sea mucho más cómodo. En el caso de que esté en la vagina, usa compresas absorbibles para evitar que la expulsión de fluidos que manchen la ropa.

Recomendaciones

Qué puedes hacer en caso de que la tengas

Como te decimos, es importante acudir al médico para que te realice una exploración física y un diagnóstico de la fístula. En ocasiones, el especialista utiliza pruebas de imagen para descartar patologías como la enfermedad de Crohn. Algunas de estas son la ecografía, Resonancia Magnética, TAC, citoscopía o la fistulografía. 

En los casos que suponen una pérdida importante de la calidad de vida se puede intervenir quirúrgicamente. La operación más habitual es la fistulotomía, con buenos resultados en casi un 90% de los casos.

Comentarios de Facebook