Quantcast

Qué es un arrendatario

Seguro que sabes de lo que estamos hablando cuando nos referimos a un alquiler o a una renta, podemos estar hablando de alquilar un coche u otra clase de bien, pero, a lo mejor, no tienes claro cuál es el papel que juega el arrendatario en esta clase de contratos, por eso te invitamos a seguir leyendo.

En un contrato de arrendamiento

Que es un arrendatario en un contrato de arrendamiento

El arrendatario puede ser una persona individual o una empresa que por medio de un contrato de arrendamiento, el derecho a usar un bien del cual no es propietario. Esto quiere decir, que el arrendatario es quien alquila un bien por un lapso determinado. Esto, por supuesto, a cambio de un pago que en derecho se llama canon de arrendamiento, que usualmente debe hacerse de forma periódica.

En caso de que se trata de un inmueble, el inquilino es quien tiene la función del arrendatario. Por otra parte, el dueño de la vivienda es el que tiene la función de arrendador en el contrato.

Obligaciones del arrendatario

Obligaciones de un arrendatario
Happy young couple getting keys of their new house. Close up of female hand receiving keys from house broker. Closeup of the hand of a real estate agent who give the house keys to a woman while her boyfriend signing a contract.

Existen una cantidad de obligaciones que debe cumplir todo arrendatario, que pueden derivar de las leyes y del propio contrato, entre las cuales se encuentran:

  • Cancelar de forma oportuna el canon de arrendamiento al arrendador por el derecho de usar su bien. Lo normal es que ello se verifique en varias cuotas, de forma periódica. Tenemos que informarte que el pago no tiene por qué ser únicamente en dinero. De hecho, quienes sean las partes en el contrato pueden ponerse de acuerdo en que el pago se haga con la entrega de una o más propiedades, que tengan un valor equivalente al precio del bien alquilado.
  • Mantener en buen estado de conservación el bien arrendado. Si el arrendatario no lo hace así, tendrá que responder por los perjuicios que su falta de cuidados ocasionen.
  • El arrendatario tiene que usar la propiedad alquilada solamente para los fines que han sido estipulados en el contrato. Esto es, si nos estamos refiriendo a una vivienda alquilada, el arrendatario no podrá usar el inmueble alquilado como oficina o para poner en marcha algún negocio.
  • Dar aviso por anticipado de que desea desocupar la vivienda. Lo usual es que el plazo se prevea en treinta días antes.
  • Lo normal, en el caso de los inmuebles, es que el arrendatario deba pagar las facturas por los servicios, como el teléfono, la luz y el agua.

Derechos del arrendatario

Derechos del mismo

Igualmente, tanto en las leyes, como en el propio contrato, se estipulan cuáles son los derechos más relevantes del arrendatario, entre los cuales se encuentran:

  • Poder dejar de pagar el alquiler si no se respetan las condiciones del contrato. Esa situación ocurre normalmente cuando el bien alquilado no funciona o posee fallas en su funcionamiento.

Si se trata de inmuebles, se suele exigir a los dueños que den garantías de habitabilidad. Ello es así, porque el arrendador tiene la obligación de proporcionar al arrendatario un espacio apto para ser ocupado. Los requisitos  para saber si esto se cumple van a depender del sitio en que se encuentre el inmueble. Te ponemos como caso que, en aquellos países en los que las temperaturas bajan de forma extrema en el invierno, se requiere que la vivienda tenga calefacción.

Arrendatario

es aquel individuo que adquiere el derecho de usar una determinada cosa o servicio en arrendamiento

Como ya te hemos indicado, se dice que arrendatario es aquel individuo que adquiere el derecho de usar una determinada cosa o servicio en arrendamiento. Arrendar, de otra parte, quiere decir ceder, hacer una transferencia o aceptar el aprovechamiento temporal de algo de un bien, a cambio del pago de una cantidad de dinero preacordada por las partes. Esto quiere decir, por tanto, que arrendar es un sinónimo de alquilar, por lo que el arrendatario es el sujeto que toma una cosa en arrendamiento.

Por darte ejemplos del uso de la palabra: Si el arrendatario no cumple con sus obligaciones, voy a desalojarlo; El arrendatario llamó para avisar que mañana vendrá a pagar el alquiler; La compañía arrendataria se ha comprometido a invertir el 10% de los ingresos en obras de infraestructura.

Si el contrato de arrendamiento versa sobre una casa, lo que podemos contarte es que el arrendador le entrega las llaves al arrendatario para que él pueda vivir en la construcción y hacer uso del inmueble, a cambio de un pago periódico, que puede ser mensual. En el contrato se van a establecer muchas condiciones adicionales y se establecerá la duración de este contrato.

Lo habitual, es que el arrendatario pague todos los meses una suma de dinero en efectivo al arrendador en concepto de canon de arrendamiento por la vivienda.

Algunas de las condiciones que normalmente se establecen al momento de arrendar una vivienda es la prohibición absoluta de destinarla para un uso distinto a aquel que ha sido estipulado en el contrato. No se podrá abrir una tienda ni efectuar actividades ilícitas. Otro asunto que normalmente se prohíbe en todos los contratos de arrendamiento es el subalquiler del inmueble o de parte del mismo, esto es, que no sea cedido a terceros exigiendo un pago, ya que esto es una transacción a todas luces ilegal.

Por otra parte, el arrendador tiene derecho a solicitar que uno o más garantes certifiquen que el arrendatario es una persona confiable, aunque ninguna declaración tiene que ser suficiente, y el arrendamiento requiere necesariamente que exista confianza entre las partes.

Otro tipo de contrato de arrendamiento es aquel en que el arrendador concede el uso y el aprovechamiento de un campo al arrendatario recibiendo como pago un porcentaje de los cultivos. Un acuerdo que puede ser posible es que, si en el campo se plantaran patatas, el arrendador pudiera exigir el 30% de la cosecha al arrendatario.

Arrendadores solidarios en tiempos de crisis

Arrendadores solidarios en tiempos de crisis

En estos tiempos, en los que los desahucios están a la orden del día, hay personas que intentan brindar ayuda a quienes más la requieren, para evitar que se vean lazados a vivir en la calle. Un ejemplo es la campaña que hace algún tiempo llevó a adelante el gobierno de Bilbao, que se trató de ofrecer viviendas compartidas a un simbólico precio de 50 euros por inquilino, exigiendo a cambio que se comprometieran a colaborar en determinadas actividades sociales.

De otra parte, manteniendo la misma cantidad de 50 euros, la municipalidad valenciana de La Alcudia ha ofrecido por medio de la fundación Toda Ayuda unos 25 pisos a estrenar que tienen dos o tres habitaciones a familias que hayan sido objeto de desahucio. Fueron apartamentos que tenían más de un año en venta y que han sido otorgados por sus propietarios para su uso en esta propuesta.

Igualmente el ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha venido concebiendo ayudas al alquiler de viviendas desde el 2018, para el beneficio de 854 familiar.

Comentarios de Facebook