Compartir

El concejal Javier Doreste destaca que el nivel de ejecución de este programa, que permite a familias que tienen dificultades para afrontar el pago del alquiler de sus casas obtener una cantidad próxima a los 1.500 euros, superó en el ejercicio recién finalizado el 99% de la cantidad presupuestada

Durante todo el mandato, se ha aumentado un 70% la cantidad destinada a este programa y se han entregado más de 3.100 ayudas

El 1 de enero de 2019 han entrado en vigor los nuevos requisitos necesarios para solicitar la ayuda, que permitirán que más familia que lo necesiten puedan acceder 

 

 El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria concedió en 2018 un total de 854 ayudas de alquiler de vivienda, por un importe total de 1.188.187 euros y con un nivel de ejecución del 99,02% de la partida presupuestada para este programa.

Unas cifras, según destaca el concejal de Urbanismo y Vivienda, Javier Doreste, que ponen de manifiesto que “para nosotros es una prioridad poder ayudar a las familias de nuestro municipio que tienen dificultades para afrontar el pago del alquiler de sus casas, que en algunos casos están en peligro de ser desahuciadas de sus hogares, ya que es básico garantizar el derecho constitucional a la vivienda digna y en esa labor los ayuntamientos tenemos un papel clave”.

De hecho, estas ayudas han contribuido a evitar, explica el concejal, un total de 27 deshaucios por impago de alquiler en el municipio durante todo el año pasado.

Las ayudas económicas que concede el Ayuntamiento para el pago de alquileres a familias socialmente vulnerables ascienden a una media de 1.445 euros al año. Se conceden durante seis meses, aunque se pueden prorrogar en los casos más urgentes hasta un máximo de dos años. La cantidad y el tiempo de concesión de las ayudas, que evalúan los técnicos del área de Vivienda Municipal, dependen de la situación sociolaboral y familiar de las familias solicitantes.

La cantidad de ayudas y la cuantía entregada este año supera ampliamente la cifra de años anteriores, gracias a que durante todo el mandato se ha ampliado cerca del 70% la cantidad destinada a ayudas al alquiler. En 2017 se concedieron un total de 802 ayudas por un valor de 1.140.000 euros. En 2016 las ayudas fueron 655, por un valor de 989.663 euros. Y en 2015, el primero del actual Grupo de Gobierno, se acordó ya subir la cantidad que había sido presupuestada por el anterior equipo de Gobierno, pasando de 700.000 euros presupuestados a 1 millón de euros, con lo que se consiguió llegar a 200 familias más que las iniciales 500 previstas.

“Gracias al considerable aumento de más del 70 por ciento del presupuesto destinado a las ayudas al alquiler que hemos realizado con respecto a la financiación que nos encontramos cuando llegamos al Gobierno municipal, hemos otorgado en los últimos cuatro años más de 3.100 ayudas”, ha reconocido el edil.

En 2018, la Concejalía de Urbanismo y Vivienda decidió, además, modificar las bases reguladoras de las ayudas económicas para el alquiler de una vivienda con el objetivo de beneficiar a un mayor número de familias, cambios que entraron en vigor el 1 de enero de 2019.

Los principales cambios ya en vigor son los siguientes: el Ayuntamiento modificará en un cuarto de punto el indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM), lo que supondrá que los ingresos máximos de los que disponen las familias para poder solicitar una ayuda al alquiler pasa de 537 euros a 672 euros.

Los ingresos serán por unidad convivencial, y se contabilizará un miembro más si se trata de personas mayores de 65 años o personas con un grado de discapacidad igual o superior al 65 por ciento. Otro de los cambios importantes se refiere al importe del contrato de alquiler de las familias que fija el Ayuntamiento para poder otorgar la ayuda, que pasa de 450 a 500 euros.

En los casos de las familias numerosas o personas con discapacidad igual o superior al 65 por ciento, que necesiten una vivienda adaptada o con características especiales, la renta de alquiler podrá llegar a los 600 euros.

El porcentaje de la ayuda es de un 50 o un 75 por ciento dependiendo de los ingresos familiares, siendo el máximo de 375 euros mensuales. En situaciones de urgencia por pérdida habitacional, los técnicos del servicio podrán valorar el 100 por cien de la ayuda, siempre y cuando reúnan los requisitos exigidos.

El objetivo de estos cambios, según destacó el concejal, es hacer más sociales los requisitos para poder solicitar una ayuda al alquiler. Con la introducción de estas mejoras, se calcula que 200 familias más al año podrán solicitar ahora una ayuda económica para costear el pago del alquiler de sus casas.