Quantcast

Qué fue de la batalla mítica entre Oasis y Blur

Hace unos días se cumplieron veinticinco años de uno de los episodios más peculiares de la historia del rock. 14 de agosto de 1995. En aquellos años, dos grupos dominaban la escena rockera británica: Oasis y Blur. Y ambas bandas decidieron medirse para ver cuál de las dos se llevaba el trono del british pop.

Las bandas tenían estilos musicales muy diferentes. Pero también se distinguían en otras. Los miembros de Oasis eran orgullosos hijos de la clase obrera industrial. Blur, en cambio, eran ingleses de clase media, lo cual no hizo sino atizar la rivalidad.

Blur nació en 1988 con el nombre original de Seymour. Ya desde su primer single, “She’s so High”, crearon un estilo y un sonido característico lleno de guitarras distorsionadas. Desde el principio de su carrera fueron un grupo muy exitoso. Con su canción “There’s no other way” consiguieron entrar en el Top Ten de la música inglesa.

Liam Gallagher y su hermano Noel formaron Oasis dos años después. Originalmente se hacían llamar Rain, y pronto lograron situarse en lo más alto del pop británico. Los conocidos como “los chicos malos del britpop” irrumpieron en la escena con un estilo bronco y provocador. Nada que ver con el tono comedido y muy educado de Blur, entre otros. Fue con el segundo álbum de estudio, “(What’s the Story) Morning Glory?” que consiguieron destronar a sus rivales.

Duelo comercial

Tras un largo enfrentamiento mediático y declaraciones cruzadas, Blur y Oasis midieron sus fuerzas y el nivel de apoyo del público. Un experimento sencillo. Las dos bandas sacaron single el mismo día, aquel 14 de agosto de 1995. Oasis publicaron “Roll with it”, mientras que Blur sacó “Country House”. La leyenda cuenta que todo empezó en una fiesta. Liam Gallagher se encontró Damon Albarn, el líder de Blur. El de Manchester se burló se él gritándole “number 1” después de que una canción de Oasis, “Some Might Say”, le arrebatase a Blur el primer puesto en las listas de venta.

“Roll With It”, la canción con la que “compitieron” los Gallagher, tiene ese característico tono existencial de las letras de Oasis. Una persona que no se encuentra a sí misma, que no sabe en qué gastar sus días. No obstante, no es una canción oscura, triste o desesperanzada. “’Tienes que adaptarte a ello. Tienes que tomarte tu tiempo. Tienes que decir lo que dices. No dejes que nadie se meta en tu camino. Porque eres demasiado para mí’”, canta Oasis.

La letra de Blur, “Country House”, es un punto más torturada. En cierto modo, es una canción en la que Damon Albarn cuenta su propia vida de joven exitoso. “Así comienza la historia…Habitante de la ciudad, chico exitoso. Pensó para sí mismo: ‘ups, tengo un montón de dinero. Atrapado en la carrera de ratas terminalmente. Soy un cínico profesional, pero mi corazón no está en eso: estoy pagando el precio de vivir la vida al límite. Atrapado en la ansiedad del siglo. Sí, se alimenta de él, se está poniendo delgado”, dice la letra.

“Las dos canciones son una mierda”

La batalla comercial estaba servida. Las discográficas tomaron posiciones. Blur se la jugó publicando solamente en cinta, que por aquellos años ya era un reliquia. En Oasis jugaron sobre seguro, y editaron su música en vinilo y CD. Contra todo pronóstico, fueron los nostálgicos de Blur los que ganaron el pulso.

Las cintas eran mucho más baratas que los discos de Oasis, lo que les dio una gran ventaja. Además, Blur gozaba del favor de toda la prensa musical de la época, que siempre elogiaba sus trabajos. Blur consiguió vender 270.000 copias de “Country House” mientras que el single de Oasis se quedó en las 220.000.

Los de Blur no se cortaron un pelo a la hora de restregarles por la cara su victoria a los miembros de Oasis. Unas semanas después del duelo, el grupo de Londres fue invitado a presentar su disco en un programa de televisión. El bajista de Blur acudió con una camiseta de Oasis, un detalle que no cayó nada bien entre los Gallagher. Albarn, el vocalista, incluso llegó a presentar en los conciertos su canción bajo el nombre “Roll wih it”. Un golpe bajo.

Casi un cuarto de siglo después, las cosas están más calmadas. En una entrevista en 2014, el líder de Blur le quitó hierro a la relevancia de aquella disputa. “Ambas canciones son una mierda”, se sinceró. Noel Gallagher piensa muy parecido a como lo hace su exrival. “Las canciones son una mierda”, reconoció, “Country House es una mierda de perro. Roll With It nunca ha sido tocada por nadie desde que la banda se separó. Eso habla por sí solo”.

Comentarios de Facebook