Compartir

Una de las principales cuestiones a la hora de ahorrar en la factura de la luz y cuidar del planeta es la optimización del consumo de energía. Utilizar los equipos eléctricos adecuados, aprender a sacarles el máximo rendimiento y adaptar la vivienda no solo nos permitirá consumir menos electricidad, sino que también nos permitirá aportar nuestro granito de arena al reto del cambio climático. Estas son algunas de las claves que pueden ayudar a los hogares a lograr este objetivo.

1Pequeños gestos que ayudan a ahorrar

Reducir el consumo de electricidad y cuidar del medio ambiente no solo es cuestión de cambiar ventanas o actuar sobre grandes aparatos. Gestos tan simples como cambiar las bombillas o no dejar aparatos en stand-by también pueden ser importantes para lograr este objetivo.

Reducir el consumo de electricidad y cuidar del medio ambiente no solo es cuestión de cambiar ventanas o actuar sobre grandes aparatos. Gestos tan simples como cambiar las bombillas o no dejar aparatos en stand-by también pueden ser importantes para lograr este objetivo.

Según cálculos de la OCU, apagar todos los aparatos que están en stand-by, como por ejemplo televisores o aparatos de música, puede suponer un ahorro del 10% del consumo anual de electricidad en un hogar. Por su parte, las bombillas con tecnología led aportan un ahorro medio de energía del 80% respecto a las incandescentes.

Incluso utilizar el frigorífico de manera inteligente ayuda a rebajar la factura de la luz. Ajustar la temperatura de la nevera a 5 °C y la del congelador a -18 °C es suficiente. También debe procurarse que el aire circule a su alrededor y no situarlo cerca de una fuente de calor. Descongelarlo periódicamente ayudará a evitar que una capa de escarcha le reste efectividad. Asimismo, ordenar bien los alimentos en su interior para no tener la puerta abierta demasiado tiempo mientras buscamos algo también es una excelente idea.

Optar por electrodomésticos eficientes cuando toque reponer alguno también es una opción que debe considerarse. Aunque suelen ser algo más caros, a la larga, la optimización del consumo de energía que ofrecen acaba compensando.

Atrás