Compartir

El Gobierno español ha decidido, en coordinación con la Comisión Europea, aplazar una posible decisión sobre el cambio horario hasta el año 2021, ante las dificultades para poder tomar ahora una resolución.

Así lo explicó la portavoz del Ejecutivo, Isabel celaá, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, donde sí aclaró que el país se mantendrá en el huso horario centroeuropeo, en el que se mantiene desde la época franquista.

En cuanto a las dificultades para determinar si España sigue o no cambiando la hora, explicó que el Ejecutivo no ha querido decidir entre lo expresado por la ciudadanía en el CIS, que se decantó mayoritariamente por el horario de verano, y la opinión de los expertos, que en general son más favorables al de invierno si hay que quedarse con alguno.

El Consejo de Ministros estudió en su reunión de hoy el informe de estos expertos, que recibieron en septiembre el encargo de analizar esta cuestión.

Según Celaá, el informe de la comisión de expertos no llega a ninguna resolución concluyente como consecuencia de la gran cantidad de repercusiones económicas y culturales que tiene la cuestión, aunque admitió que son más favorables a que el país se quede con el horario de invierno.

Por último, en referencia a esta cuestión, la portavoz del Gobierno recordó que el próximo domingo, 31 de marzo, los ciudadanos deberán volver a adelantar sus relojes una hora.

(SERVIMEDIA)