Compartir

Irene Rosales ha sorprendido con una confesión en ‘Gran Hermano Dúo’ que podría traerle problemas.

Acostumbrados a que sea su marido, Kiko Rivera, quien airee los ‘trapos sucios’ de la familia, la concursante se ‘salía del guión’ y desvelaba que también tiene asuntos pendientes con la ley.

Fue en respuesta a un nuevo ataque de María Jesús, cuando la mujer del ‘DJ’ admitía que la pareja había decidido tomar parte en el ‘reality’ para ganar dinero y saldar sus cuentas con Hacienda.

“Hemos entrado aquí porque tenemos deudas los dos, porque yo he preferido, y voy a ser sincera, no pagar a Hacienda para poder tener dinero en mi casa, y ahora tengo una deuda que tengo que pagar”.

A continuación, se mostraba muy agradecida a ‘GH Dúo’ porque le ha dado la oportunidad de entrar en el ‘reality’ para poder quitársela.

Tras la confesión Irene no ocultaba su dolor porque se utilice la información de los compañeros que no tiene nada que ver con lo que sucede en la casa: “Si ser concursante tiene que ser echar mierda o arrastrar a otras personas o hablar mal de ellas, lo siento mucho pero no valgo para este reality ni para ser ganadora, porque no soy así”.