Quantcast

Por qué no deberías quitarte la mascarilla en el ascensor

Hace ya meses desde que la mascarilla es un objeto más de nuestra vida cotidiana. Pese a todo, seguimos teniendo dudas acerca de cómo y cuándo tenemos que utilizarlas. Por ejemplo, ¿es necesario llevarla puesta en el ascensor de casa? Pues sí, es más que conveniente. Y es que un reciente estudio de la Universidad de Amsterdam ha demostrado que las partículas de coronavirus expelidas al estornudar permanecen hasta media hora flotando en el aire del ascensor si las puertas están cerradas.

Los científicos simularon varias series de estornudos dentro del ascensor del hospital para descubrir cuánto tiempo permanecían las partículas en diferentes condiciones. Cuando las puertas permanecen cerradas, una gota de saliva puede mantenerse dentro hasta media hora. Por el contrario, si las puertas se abren las partículas se esfuman en unos cuatro minutos.

En las condiciones normales de un ascensor, con las puertas abriéndose y cerrándose regularmente, las gotas generadas por un estornudo pueden permanecer dentro unos diez minutos. 

La permanencia de las partículas

El equipo científico asegura que llevar mascarilla en el ascensor mitiga parcialmente el riesgo. Además, una ventilación adecuada y constante es también vital. El estudio se refiere también a los aerosoles, que suelen contener pequeñas partículas respiratorios y son vistos como potenciales transmisores del virus.

Con el objetivo de simular un estornudo, los científicos liderados por Daniel Bonn crearon un pulverizador. Con este, difuminaron el contenido dentro de los ascensores y, utilizando un láser especial, detectaron y midieron la permanencia de las partículas en el interior. 

Los experimentos se llevaron a cabo con los ascensores en funcionamiento normal, lo que implica que las puertas estén abiertas durante entre el 10 y el 20% del tiempo. “Hemos descubierto que, a ese ritmo, pasan entre 12 y 18 minutos hasta que las partículas de aerosol desaparecen al 100%”, explica Bonn.

En cambio, “cuando las puertas del ascensor están permanentemente abiertas solo tarda entre 2 y 4 minutos”. Según el equipo, los esputos infectados de coronavirus podrían contener entre 10.000 y un millón de copias del virus por mililitro.

Hablando a un volumen alto se pueden expeler varios cientos de miles de gotas por minuto, mientras que un simple estornudo puede generar varios millones. El estudio, publicado en la International Journal of Indoor Environment and Health, sostiene que si alguien infectado de coronavirus estornuda en el ascensor las partículas permanecerán hasta media hora después de que se marche. 

Eso implica que quien entre después en el ascensor podría contagiarse con mucha facilidad. Y es que al respirar el aire de dentro del ascensor donde una persona infectada ha hablado o estornudado, se aspiran cientos de partículas de covid-19 por minuto. 

Recomendaciones de los expertos

Otros estudios previos con láser para localizar la expansión de las partículas expelidas al hablar ya habían confirmado que podían contagiar el virus. A medida que el hablante eleva el tono, la cantidad de partículas expelidas también aumenta. 

En un espacio pequeño, como es el caso de un ascensor, esas partículas pueden infectar fácilmente a las personas que entren luego. Este nuevo estudio descubre que, en condiciones normales, las partículas pueden permanecer durante más de diez minutos desde que la persona estornuda. 

Los investigadores recomiendan dejar abiertas las puertas del ascensor tanto tiempo como sea posible, así como evitar hablar y toser en el interior y llevar puesta la mascarilla. Hacen también hincapié en la importancia de optimizar la ventilación mecánica de los ascensores. 

El doctor Cees van Rij, coautor del estudio, asegura que la ventilación en los ascensores se desactiva tras varios minutos sin movimiento. “Eso se puede prolongar fácilmente reprogramando el software”.

Comentarios de Facebook