Quantcast

Qué es el TIN

Si queremos adentrarnos en el mundo de los depósitos, es importante conocer qué es el TIN porque también existe la TAE y debemos saber diferenciarlos sobre todo para saber la rentabilidad que nos ofrece casa uno de ellos.

¿Cuál es la diferencia entre TIN y TAE?

¿Qué es el TIN?

Las siglas TIN hacen referencia al Tipo de Interés Nominal que es el que utilizan los bancos y nos informan en los contratos de depósitos, en el de préstamos, en el de imposiciones, en el de hipotecas … El TIN refleja el cobro o el pago de intereses. En este se refleja como un porcentaje que es fijo y que se basa en el dinero que uno depositva en una entidad financiera. Por lo tanto, se indica el tanto por ciento que cobra el cliente mediante el interés que se aplica al capital que ha depositado.

En el caso de las siglas TAE hacen referencia a la Tasa Anual Equivalente que además de añadir el interés nominal también informa sobre el plazo de la operación realizada y las comisiones que pueden llegar a cobrar los bancos para su beneficio. Es por eso que la TAE es un indicador mucho más extenso, además de ser más fiable para los clientes ya que aporta mucha más información a la hora de comparar la rentabilidad de un depósito. A fin de cuentas, la TAE nos indica lo que ganaríamos si realizamos un depósito de un año.

¿En qué situaciones debemos prestar más atención al TIN y a la TAE?

¿Qué es el TIN?

Es importante que sepamos cuándo debemos utilizar uno u otro. Estas siglas, TIN y TAE, las veremos normalmente cuando procedamos a contratar productos financieros tanto en los casos donde deseemos contratar productos (hipotecas, préstamos, créditos de consumo etc.) como a la hora de realizar inversiones en productos (cuentas de ahorro, fondos de inversiones etc.) por lo que es muy importante que consultemos todo con el máximo detalle posible. Debemos leerlo todo con mucha dedicación para evitar caer en el incumplimiento de alguna de las condiciones que luego puede hacer que tengamos alguna penalización hasta incluso caer en una TAE negativo.

Como comentamos antes, el TIN es básicamente un indicador informativo y es menos extenso que el TAE. Para el consumidor realmente no le sirve demasiado ya que hay ciertos datos que no vienen incluidos en el TIN pero sí en la TAE como es el caso de los plazos, las comisiones etc. Al final, el TAE es el indicador más útil para los consumidores ya que nos habla de cuánto puede aportar un depósito o de cuánto podría costarnos un crédito por ejemplo.

Es por eso importante tener en cuenta la TAE para que podamos saber si nuestro banco ofrece realmente un depósito bancario que merezca la pena y tenga buenas condiciones o incluso nos permite comparar diferentes ofertas. La TAE ha llegado a ser tan importante que desde los años 90s, el Banco de España obliga a la entidades financieras a exponer la TAE ya sea en operaciones pasivas o activas. Esto permite que el cliente pueda calcular la TAE del depósito y no termine confundiéndose con el tipo de interés nominal.

Lo que esto quiere decir es que todo consumidor debe revisar bien la TAE más que el TIN para tener un indicador más extenso.

¿Cón qué productos puedo llegar a tener un mayor TAE?

¿Qué es el TIN?

Cada vez más los bancos se centran en mostrar el TIN para atraer mayor atención por parte del consumidor. Sin embargo, no os dejéis engañar porque esto hace que el tipo de interés TAE (que es el que incluye gastos y comisiones) no sea tan atractivo. Es por eso que si lo que deseamos es invertir con el menor riesgo posible (que hoy en dia es lo que suele atraer más), lo mejor es que pensemos en realizar una cuenta de ahorro o un depósito a plazo fijo. Lo mas normal es realizar depósitos de un año en el que puedes llegar a conseguir hasta un 2,01% de TAE. No obstante, esto dependerá como todo de la entidad financiera a la que acudamos, por eso siempre debemos informarnos bien.

¿Cómo se calcula la TAE?

¿Qué es el TIN?

La TAE es el cálculo del tipo de interés anual dependiendo del interés compuesto y por lo tanto los intereses obtenidos no son remunerados al mismo tipo de interés. Es por eso que la TAE debe incluir todos los pagos que pueden variar dependiendo del producto en el que estemos interesados.

El cálculo se realiza mediante una fórmula matemática que tiene ya en cuenta el tipo de interés junto con los pagos y las comisiones bancarias además de otros gastos o ingresos cometidos. La fórmula de la TAE es la siguiente: TAE = ( 1 + r/f)ƒ -1 n

En esta fórmula matemática, la letra r hace referencia al tipo de interés nominal ya sea mensual, semestral etc. Y se expresa en tanto por uno. De la misma manera, la letra f hace referencia a los pagos o cobros mensuales que pueden ser 1 (anual), 2 (semestral), 3 (trimestal), 4 (cuatrimestral), 6 (bimestral) y 12 (mensual).

Por lo tanto, es esencial que a la hora de realizar un depósito bancario entendamos el significado de las siglas TIN y TAE. Sin embargo, aunque nos intenten despistar, es importante saber que de los dos, el que más información nos ofrece es la Tasa Anual Equivalente (TAE) y es en la que nos debemos fijar con mayor detalle para poder comparar y realizar los que más nos conviene.

 En todo caso, si nos surgen más dudas siempre es recomendable acudir a un profesional para que nos pueda informar con más detalle e incluso guiarnos si estamos pensando en realizar un depósito. Lo que no debemos hacer nunca es acudir a una entidad bancaria sin saber con claridad lo que estamos buscando o simplemente las condiciones que nos ofrecen sin antes haberlas revisado.

Comentarios de Facebook