Quantcast

Estilos de decoración para tu piso nuevo

Amueblar tu piso puede resultar casi tan complicado como comprarlo. Te explicamos los principales estilos de decoración para que decidas cuál es el que mejor se identifica con tu nuevo hogar.

Sí, comprar un piso nuevo es solo el primer paso para construir el hogar de tus sueños. Tras la laboriosa tarea de encontrar el inmueble que se adapta a tus necesidades, comienza otro proceso importante: decidir cómo decorarlo.

Amueblar la casa de acuerdo con el estilo de decoración con el que más te identifiques y te sientas cómodo es un auténtico reto, según apunta Iurii Kamaev, fundador del grupo internacional de empresas Housage y de la plataforma inmobiliaria Sinagentes.

En el diseño de interiores existen muchas tendencias. Por eso, la primera decisión es definir tu estilo de decoración, aunque eso no significa que toda la casa tenga que seguir la misma estética. Es más, tu casa será más personal si incluyes complementos o muebles de diferentes estilos, siempre que exista una armonía, claro.

Para que tengas una idea más clara de cómo decorar tu piso nuevo, Housage.es, portal inmobiliario especializado en obra nueva, te desvela las claves de los principales estilos.

Estilo nórdico

Como su nombre indica, es propio de los países nórdicos. Se caracteriza por el uso de colores claros para proporcionar luminosidad a la vivienda, ya que estos países carecen de luz solar gran parte del año.

El estilo nórdico se basa en la sencillez y la uniformidad de colores. El color blanco, con todos los matices, el gris y el beige son los protagonistas, tanto en muebles como en suelos, paredes o puertas. El mobiliario tienen formas sencillas y funcionales, pero aportando calidez y confort. Son de madera natural, desgastada o decapada y los tejidos de los complementos de materiales orgánicos: lino, algodón y lana.

Estilo industrial

Tiene su raíz en el Nueva York de los años cincuenta, cuando artistas jóvenes comenzaron a vivir en fábricas con paredes de ladrillos, hormigón y vigas a la vista ante la dificultad de pagar el alquiler de un apartamento. Lo que comenzó como una necesidad se convirtió en un estilo de decoración.

El estilo industrial es especialmente apropiado para los lofts. Sus señas distintivas son grandes ventanales, espacios amplios y comunicados sin tabiques de separación entre salón, cocina y comedor; vigas y tuberías al descubierto, paredes de cemento y ladrillo; muebles de estilo industrial y de madera desgastada, con una paleta de colores centrada en el blanco, negro, gris y marrón.

Estilo minimalista

Este estilo de decoración destaca por su simplicidad, la eliminación de todo lo superfluo y la búsqueda del equilibrio. Si te gusta el orden es tu estilo, porque aboga por estancias limpias con poco mobiliario y uniformidad en los colores, con predominancia de los neutros y claros, principalmente blanco (aunque se puede incluir un detalle de color).

Los espacios tienen pocos muebles y elegidos por su funcionalidad, sencillos, de líneas rectas y sin adornos. En la iluminación, las lámparas se sustituyen por halógenos empotrados y las cortinas por estores que apenas ocupan espacio.

Estilo vintage

Es una mezcla entre la decoración clásica y romántica, pero con toques vanguardistas. Esta combinación se refleja en el uso de muebles antiguos o envejecidos de formas curvas y redondeadas de madera, mimbre y forja; complementos como baúles, lámparas art decó, relojes antiguos, jarrones, plantas, alfombras y sillones estampados de flores.

Es una estética elegante y romántica, adecuada para quienes aprecian la simplicidad de las piezas clásicas pero combinadas con otras modernas que añaden detalles de otras épocas.

Estilo clásico renovado

Es una combinación que trata de convertir lo clásico en algo contemporáneo. Partiendo del clasicismo de los pisos con techos altos, molduras en las paredes y grandes ventanales incluye piezas de mobiliario modernas, con diseños atrevidos y de materiales como cristal, metal, piedra y mármol.

El estilo clásico renovado aligera la robustez de los muebles clásicos de madera noble y las telas sobrias con la combinación equilibrada de piezas más modernas.

Estilo étnico

Cuando se habla de estilo étnico de decoración puede ser de cualquier procedencia: chino, japonés, africano, indio… Se asocia con lo exótico y pretende recrear el ambiente de un país lejano a través de sus elementos característicos: muebles, alfombras, tejidos y complementos decorativos.

Refleja la fascinación por la artesanía de otras culturas, que queda plasmada en la creación de ambientes cálidos a través de elementos elaborados de manera artesanal. Se caracteriza por la utilización de estampados étnicos, muebles y accesorios de madera y piezas de estaño, cobre o latón.

Estilo wabi sabi

Es un estilo de decoración japonés basado en la imperfección. Apuesta por el minimalismo, potenciando el espacio libre y la simplicidad, pero creando espacios cálidos. Se caracteriza por la combinación de materiales naturales: madera, piedra, mármol, cerámica o fibras vegetales; piezas de aspecto antiguo, rústico o natural con imperfecciones e irregularidades y colores oscuros (marrones, negros, grises y verdes).

El wabi sabi potencia la intimidad, a través de la iluminación con lámparas colgantes y focos de luz puntuales, y la tranquilidad, basada en el orden y la sencillez.

Estilo mediterráneo

Es una decoración propia de las casas de la costa del Mediterráneo, que se distingue por el uso de tonos blancos y azules que aportan frescura y claridad. El mobiliario es sencillo con muebles de obra, madera rústica, hierro forjado, mimbre, cerámica y latón mezclados para dar más naturalidad al ambiente.

El estilo mediterráneo huye de los muebles recargados y altos que dificultan el paso de la luz. En los tejidos destacan el uso del lino y el algodón, que aportan frescura y un ambiente natural y sereno, además de dejar pasar la luz natural, fundamental en este estilo decorativo.

Estilo balinés

Combina la serenidad del estilo asiático con la frescura del tropical, con el protagonismo indiscutible de la madera, presente en el mobiliario y en las piezas de adorno como figuras y tallas étnicas. Junto con la madera se utiliza el bambú, la rafia, el mimbre o el ratán.

La gama de colores se centra en el beige, blanco y el café mezclados con amarillos, naranjas o rojos de los complementos. También están muy presentes en las casas de estilo balines las plantas tropicales que aportan naturalidad y frescura. Las ventanas se cubren con tejidos traslucidos de algodón o lino, que dejan entrar la luz natural a raudales.

Estilo pop

Finalmente, este estilo está basado en el movimiento artístico Pop Art que surgió en Inglaterra en los años cincuenta. Su rasgo principal es el colorido: fucsias, turquesas, verdes y naranjas se mezclan sin caer en la estridencia.

Los iconos más reconocidos del pop art son los póster de las obras de Andy Warhol o Roy Lichtenstein. Los muebles son de líneas puras y maderas poco barnizadas, que se combinan con elementos de los años sesenta y setenta como neveras o televisores retro. En las tapicerías predominan los motivos geométricos tanto en cortinas como en papeles pintados, mientras que los sillones tienen formas redondeadas y sugerentes.

Comentarios de Facebook