Compartir

Las cafeteras con cápsulas se han posicionado en los últimos años como uno de los productos preferidos por los más cafeteros de alrededor de todo el mundo. En su sencillez encontramos uno de los motivo y en el avance de las diferentes marcas que se encargan de proveer las cápsulas de café a la hora de replicar algunos de los sabores más tradicionales, el segundo.

Hemos elaborado una pequeña guía con la que informar sobre el funcionamiento de este tipo de máquinas. El creciente interés por ellas, unido a la escasa información existente, hace que los primeros días tras su compra necesiten de un periodo de adaptación. Sin embargo, con el paso de los días te sentirás como si llevaras con ella toda la vida.

Es conveniente conocer que la diferencia principal con las cafeteras tradicionales es que en éstas últimas tenemos que ser nosotros mismos los que nos encarguemos de servir el café molido e introducirlo en el interior de la cafetera, para que podamos obtener finalmente el café. En las de cápsulas, lo único que tenemos que hacer es introducir la cápsula en el espacio que la cafetera tiene reservado para ello y, acto seguido, comenzará a salir el café.

¿Qué componentes tiene una cafetera de cápsulas?

Antes de comenzar a explicar cuál es el funcionamiento de este tipo de cápsulas, conviene que sepas que son varios los componentes con los que cuenta en su interior que permiten su uso.

  • Depósito de agua:Dependiendo del tipo de cafetera, el depósito de agua puede contener una mayor o menor capacidad para ella. Sin embargo, es esencial para el correcto funcionamiento de la cafetera. Es el lugar en el que tenemos que echar agua en el momento en el que queramos hacer el café. Y es muy importante que siempre esté lleno el depósito y que no se quede sin agua en plena elaboración del café. En este caso, lo más probable es que tengamos que repetir todo el proceso de nuevo.
  • La bomba de circulación es el instrumento que sirve para que el agua pueda circular por el interior de la cafetera y conseguir llegar hasta la cápsula. La bomba es lo que hace que la cafetera pueda funcionar a la perfección. Sin ella, no podríamos realizar ningún café.
  • Pese a que mucha gente lo desconoce, este tipo de cafeteras llevan en su interior una caldera que permite calentar el agua para que el café pueda salir a la temperatura correcta. Son muchos los tipos de caldera que existen, incluso en determinadas cafeteras es posible regular su temperatura. En cualquier caso, también es una parte esencial en el proceso de elaboración del café.
  • La bomba a presión facilita que el agua pueda introducirse en el interior de la cápsula, permitiendo que se haga la mezcla junto con el café.
  • En último lugar, el inyector de agua es el que permite que el agua logre introducirse en el interior de la cápsula y salir por el extremo contrario convertido en café.

Gracias a las últimas innovaciones en el mercado de este sector, estos componentes son cada vez más resistes y más avanzados, por lo que el mantenimiento que requieren es mínimo y permiten una gran durabilidad en el tiempo.

¿Cuál es el funcionamiento de este tipo de cafeteras?

La realidad es que el funcionamiento dependerá de la marca y el modelo que hemos escogido para comenzar a hacer nuestro café en casa. Aquí tienes las recomendaciones de las mejores cafeteras que funcionan con cápsulas. Como se puede comprobar, son muchos los modelos que existen en el mercado y que han tenido un gran éxito en los últimos años.

En la gran mayoría de las marcas, el funcionamiento es muy sencillo. Lo único que tenemos que hacer es llenar el depósito de agua, con el objetivo de que pueda salir el café en las mejores condiciones. La única precaución que debemos tener en el momento de comenzar a hacer el café es que el depósito cuente con el agua suficiente como para no quedarse sin reservas en mitad del café. Si ocurre eso, lo más normal es que tengamos que repetir el proceso de nuevo.

El segundo paso sería introducir la cápsula en la zona habilitada especialmente para ello. En la mayoría de las cafeteras este lugar es la parte superior de la máquina. Una vez introducido, tenemos que elegir el tamaño del café, si lo queremos largo o si, por el contrario, queremos un cortado. Una vez escogido, la máquina se pondrá sola en funcionamiento y comenzará el proceso de mezclar el agua con el café por medio de su circuito interior. En la gran mayoría de las máquinasla cápsula restante se desecha en un espacio interno especialmente habilitado para ello. Una vez realizado el proceso, queda lo más importante: disfrutar de nuestra bebida favorita.