Quantcast

Los récords mundiales en la industria de los casinos

Nadie sabe a ciencia cierta por qué los récords mundiales gozan de tanta popularidad. Lograr la mejor marca, destacar por encima del resto o conseguir un récord mundial significa, de algún modo, trascender en la historia. Es por ello que muchos miran con gran admiración y respeto el intento de hacer un récord mundial, e incluso lo intentan ellos mismos. Año a año, el Libro de los Récord Guinness recibe más de 50.000 aplicaciones en diversas disciplinas, aunque solo acabe admitiendo un puñado.

Hay muchos récords mundiales en la industria del casino, y entre los más extraños está, por ejemplo, la rueda de ruleta más grande jamás jugada en un casino físico. En 2017, el Casino Du Liban presentó una ruleta de 8,75 m2 que entró rápidamente en el Libro Guinness. Otro caso extraño es la mesa de blackjack más grande del mundo, de 206,85 m2. Esta se encuentra en un casino del estado de California, en Estados Unidos. Y es que no cabe duda de que existen otros muchos récords mundiales establecidos por el Libro Guinness que forman parte de la industria de los casinos. Una pregunta crucial es si se trata de mera suerte o habilidad. ¿Cuántas horas por día se debe practicar para lograr un récord? ¿Basta con un golpe de suerte? ¡Veamos algunos de los casos más conocidos!

La memorización de cartas

El canadiense Dave Farrow tiene el récord mundial Guinness en memorización de cartas. En 1996 logró memorizar 52 mazos de naipes. Los vio una sola vez, los mezcló y finalmente logró recordarlos correctamente. Fueron nada más y nada menos que 2.704 cartas. En 2002, Dominic O’Brien rompió el récord al memorizar 54 barajas de naipes. Finalmente, en 2007 Farrow volvió a batir el récord. Memorizó una secuencia aleatoria de 59 mazos, es decir, 3.068 cartas. En esa ocasión, solo tuvo un error que pudo corregir sin ayuda externa. Fue la hazaña más importante de la memoria humana hasta hoy, tanto por la precisión como por la cantidad.

El mayor tiempo jugando Blackjack

En 2001, Stephen De Raffaele jugó 51 horas y 33 minutos en el casino Oracle de St. Paul’s Bay, en Malta. Sin embargo, estos múltiples juegos de blackjack no fueron totalmente seguidos. De Raffaele paró cada 8 horas durante 15 minutos para descansar. Su logro pasó, sin lugar a duda, al Libro Guinness.

Barajar un mazo de cartas

Hay muchas maneras de barajar las cartas. Para obtener un récord, es necesario medir la velocidad a partir de la cantidad de veces que se mezcla durante un tiempo determinado. En septiembre de 2017, Strahinja Stamenkovic logró el récord mundial de 31 veces en un minuto. Sin embargo, el récord de la mayor cantidad de barajas aleatorias en 15 minutos lo logró Dan Sheikh, y fueron ocho veces.

¿Equilibrio con las cartas?

Además de barajar un mazo con gran habilidad, hay otras aptitudes realmente sorprendentes e inesperadas. Por ejemplo, hay un récord mundial para la persona que logró equilibrar la mayor cantidad de mazos de cartas en una sola mano. En 2005, Kaleb Morgan logró batir el récord al sostener 55 mazos en una mano. Evidentemente, no se trata solo de una cuestión de suerte, sino que muchos logran manipular las cartas a la perfección tras días y días de práctica. Por ejemplo, Gasper D’Anna logró batir un récord aún más extraño. Sostuvo una baraja de cartas sobre el codo durante tres minutos y 42 segundos. La categoría es tan rara que muchas personas podrían batir el récord con muchas horas de práctica y un golpe de suerte.

Máquinas en simultáneo

En 2013, hubo un gran evento en el casino Mohegan Sun que logró entrar en el Libro Guinness. Se trata, nada más y nada menos, del torneo de tragaperras más grande del mundo. Sin embargo, eso no fue todo, sino que también lograron otro récord: el evento con mayor cantidad de tragaperras funcionando de manera simultánea. Esto sucedió debido a que había miles de participantes en el torneo. Aquella mañana, muchísimas personas se colocaron en una larga fila para jugar, ávidas de participar en semejante hazaña. El casino contaba con casi seis mil máquinas tragamonedas, algo que por el momento no se ha vuelto a repetir.

Lanzamiento de naipes

En 2002, Rick Smith Jr. ganó el récord mundial de lanzamiento de naipes. Cualquiera que lo intente verá que, si se lanzan con la mano, las cartas suelen caer bastante cerca. Pues bien, el mago Smith Jr. logró lanzarlas a 65,96 metros a lo lejos. Otro acontecimiento que nos plantea la duda entre suerte y habilidad.

Torre de cartas

En 2007, el arquitecto americano Bryan Berg logró construir una torre de cartas de 7,86 metros al mejorar su intento anterior para llegar al récord. Era, además, una réplica del castillo de Walt Disney, y fue construida en Disneylandia, en el estado de Florida. No solo utilizó 1.000 mazos para construir el sector central, sino que también necesitó 100 paquetes más para crear las torres de cartas aledañas. Por supuesto, no se utilizó ningún material para evitar el derrumbe. El creador ha participado en otros diseños y ha expuesto su trabajo en la Serie Mundial de Póker, en Las Vegas.

En conclusión, hay varios factores que llevan a las personas a lograr marcas imposibles y récords mundiales. Indudablemente, la suerte es una gran ayuda. Sin embargo, la práctica y la habilidad son elementos realmente importantes para lograr un objetivo determinado. Esto mismo sucede al jugar a los naipes. Así pues, tanto el azar como la habilidad juegan un papel clave para que las personas se conviertan en jugadores exitosos.

Comentarios de Facebook