Compartir

¿Necesitas este aparato, pero no sabes dar con el modelo adecuado? Aquí te ayudamos.

Para garantizar un buen mantenimiento de la piscina y asegurarte de que tanto el agua como sus superficies estén completamente limpias, debes preocuparte por contar con una serie de aparatos que son totalmente indispensables. Desde la depuradora hasta las sustancias químicas para el tratamiento del agua, como el cloro o los antialgas, debes hacer acopio de un buen rango de productos.

Y entre ellos se encuentra el indispensable Limpiafondos. Este aparato, como su nombre indica, es el responsable de evitar que el suelo comience a ser resbaladizo o de que, simplemente, se acumule en él tierra o cualquier otro resto sólido, como pueden ser hojas o incluso insectos. Por eso, es sumamente importante que, a la hora de comprarlo, se escoja el modelo más adecuado.

Hay muchos entre los que elegir, y eso se traduce en un montón de opciones que pueden llevar a la confusión con suma facilidad. Es fundamental informarse antes de lanzarse a la compra, y aquí vamos a aportar nuestro granito de arena ayudándote a encontrar el mejor limpiafondos para tu piscina. Vamos a repasar unos aspectos clave que diferencian a los diferentes modelos que hay para que puedas hacerte con el más adecuado.

Qué diferencia a los mejores limpiafondos

Hay varios elementos que logran hacer destacar a los mejores limpiafondos para piscinas. Desde los más tradicionales a los modelos más cómodos y modernos, como los Limpiafondos eléctricos, puedes encontrar una variedad enorme, pero debes quedarte sobre todo con aquellos que cumplan los siguientes aspectos:

Calidades y facilidades de los filtros

Los filtros son una de las partes fundamentales de cualquier limpiafondos, ya que son los encargados de hacer que se retenga la suciedad y los restos sólidos para dejar pasar el agua limpia. En este caso, debes centrarte en comprobar que son de calidad y que, además, son tan fáciles de cambiar como de limpiar. El grosor recomendable para los filtros es de unas 50 micras o menos, que permiten una retención total sin impedir el paso del agua.

Dimensiones y peso

Debes saber que, en el caso de no recurrir a un modelo inteligente (existen algunos modelos que realizan escaneados de superficie para trabajar de forma completamente autónoma), es sumamente importante que el limpiafondos posea unas dimensiones y un peso que permitan una fácil manipulación. En caso de un modelo manual, no debe pesar más de 2 kilogramos. Aunque, insistimos, la mayoría de modelos actuales, como los hidráulicos de aspiración o los eléctricos, se desplazan de forma completamente autónoma y no requieren manipulación alguna. 

Tipo de rodillos de limpieza

A la hora de escoger, es importante conocer qué clase de rodillos de limpieza tienen los limpiafondos. Por lo general, lo que vas a encontrar son modelos que recurren a materiales como el PVA o el PVC, y lo que se necesita es algo que tenga una buena adherencia para permanecer en el fondo y, al mismo tiempo, absorber más suciedad de este. En ese sentido, la opción más recomendable será siempre los cepillos de PVA, ya que logra adherirse mejor sobre todo en piscinas de gresite.

Garantías

Como cualquier dispositivo, sobre todo aquellos en contacto con el agua o sustancias de cualquier tipo, los limpiafondos pueden deteriorarse con el paso del tiempo, y además con suma facilidad. Cualquier grieta o fuga ya impide que funcionen de forma adecuada. Por eso, debes hacerte con un modelo que tenga una garantía duradera, de unos 3 años aproximadamente, y que además tenga detrás a una compañía que ofrezca un buen servicio postventa. Así te ahorrarás muchísimos quebraderos de cabeza en caso de avería en el futuro próximo.

Precio

Olvídate de buscar algo barato y que sea muy bueno, como también debes eliminar la idea de que pagar más por algo implica que, automáticamente, sea más bueno que el resto de modelos disponibles. No debes preocuparte por el dinero ya que, pagues lo que pagues, estarás haciéndote con un robot muy bueno si te has fijado en los aspectos que hemos señalado hasta el momento. Piensa que esta es una inversión que ha de traducirse en un buen funcionamiento, y que en situaciones como esta, no hay que escatimar en gastos, pero tampoco dejarse llevar.

Con todos estos elementos de tu lado, es muy probable que puedas tardar mucho menos en comprar el limpiafondos ideal para tu piscina. Son estos los factores que determinan las principales diferencias entre los modelos que hay en el mercado, por lo que se deben tener muy en cuenta si quieres acertar por completo con tu compra.

Así, tardarás muy poco en encontrar el que necesitas y, así, poder disfrutar de las ventajas que supone contar con un buen modelo. El resto, ya, es limitarte a disfrutar de un buen chapuzón.