Quantcast

Así puedes tener una bicicleta eléctrica: por suscripción, con mantenimiento y sustitución

A medida que aumenta la conciencia ecológica en nuestra sociedad, se imponen otras costumbres y modelos de consumo. El ámbito de la movilidad y del transporte será, ya lo está siendo de hecho, de los más afectados por esta transformación.

 Muy especialmente en las grandes ciudades, sobre todo en Madrid y Barcelona, cada vez más personas deciden dejar de lado sus coches o motos de combustión y pasarse a la movilidad sostenible. Las ventajas son numerosas: hacemos ejercicio físico, contribuimos a mantener el aire limpio y, encima, nos sale más barato. No obstante, cuidado. Antes de dar el salto hay que tener en cuenta varios factores.

¿Quieres comprar?

Si quieres una bicicleta que sea tuya y solo tuya, entonces tendrás que comprarte. La gama de precios en el mercado es bastante amplia. Puedes encontrar bicicletas eléctricas por 300 euros, sí, pero también por más de mil. En cualquier caso, mucho más importante que el precio es atender a sus prestaciones para asegurarte de que satisface tus necesidades.

Importante, por ejemplo, la autonomía del motor. Es decir, la cantidad de kilómetros que podemos recorrer con la batería antes de que se agote. La autonomía de estas bicicletas oscila entre los 40 y los 60 km, pero las hay incluso de más de 150.

Fíjate en cómo es la batería y cómo se carga. No hace falta romperse mucho la cabeza para darse cuenta de que lo más cómodo es una batería extraíble. De este modo, podrás cargar la batería donde quieras, en el salón de tu casa por ejemplo, sin necesidad de subir la bici hasta allí. Es también importante el peso, la potencia del motor, los complementos, el material del que está hecho, para qué uso está diseñado…Un sinfín de detalles que conviene cuidar. Pero solo, claro, si quieres comprarte una para ti y solo para ti. Hay otras opciones más cómodas, asequibles y económicas.

Una bici por suscripción

Hace ya un tiempo que, debido al impacto de las nuevas aplicaciones de transporte compartido, la mentalidad del vehículo en propiedad está desapareciendo. Pasa con los coches, con las motos y también con las bicicletas. Ya hay ciudades en España cuyos ayuntamientos ofrecen bicicletas eléctricas municipales a un precio muy bajo.

Es el caso de BiciMad, en la capital de España, que cuenta con una flota de 2500 bicicletas distribuidas por toda la ciudad. Inaugurada en 2014, a día de hoy hay más de 70.000 personas que pagan su abono anual para poder utilizar las bicicletas. Su uso ha ido incrementándose año tras año y en 2019, último periodo del que se tienen datos, se registraron casi cuatro millones de trayectos.

Ahora la empresa privada también quiere entrar en el negocio ofreciendo otros modelos. Los fundadores de SoundCloud, una plataforma digital de distribución de música y audios, presentaron recientemente “Dance”, una fórmula de lo más atractiva. Las llaman “E-bikes-as-a-Service” y es una suscripción mensual a una bicicleta. La propuesta cuenta con el sólido respaldo de varios inversores.

Mantenimiento y reparación

¿Y en qué consiste exactamente esta propuesta? Por 59 euros mensuales, se ofrece un paquete de servicio completo con una bicicleta de diseño propio. El programa empezará a rodar en Berlín, y su funcionamiento es muy sencillo. El usuario descarga una aplicación y se registra en el servicio. En las 24 horas siguientes recibirá en su casa una bicicleta ensamblada. Si la bicicleta necesita mantenimiento o se la roban, el usuario alerta a Dance a través de la aplicación y la bicicleta se reemplaza de forma inmediata.

Los promotores de esta iniciativa señala que “Dance significa tener una bicicleta eléctrica de última generación siempre y solo disponible para usted, pero sin la molestia de comprarla y poseerla … Dance es la solución perfecta para aquellos que buscan una forma de movilidad saludable, respetuosa con el medio ambiente, que ahorre tiempo y alegre”. Los emprendedores están convencidos de que su propuesta “proporciona la pieza faltante del rompecabezas en el momento adecuado para acelerar un movimiento amplio y duradero de la propiedad individual del automóvil al uso diario de bicicletas eléctricas”.

Alexander Ljung explicó en la presentación que “la música fue una de las primeras industrias en experimentar el cambio de propiedad a suscripción. En SoundCloud ayudamos a marcar el comienzo de esta transformación … Ahora queremos transferir esta experiencia al espacio de movilidad y comenzar un movimiento que finalmente hará que nuestras ciudades sean más habitables”. Los datos están a favor, pues estadísticas e informes indican la predisposición de la población a adaptarse a estas nuevas formas de movilidad.

Habrá que estar pendiente a ver cómo funciona en Berlín y cuándo dan el salto a España.

Comentarios de Facebook