Quantcast

Dos millones de trabajadores han dejado el campo desde 1976

El sector de la agricultura, ganadería y pesca ha perdido dos millones de ocupados desde 1976, según el último número de Panorama Social, publicación editada por Funcas, bajo el título ‘El campo y la cuestión rural: la despoblación y otros desafíos’, que destaca la “extraordinaria” caída de la ocupación agraria en las últimas décadas.

En concreto, ese año, 1976, los ocupados en este sector (2,6 millones) representaban más de una quinta parte de la ocupación total; en 1991 no llegaban a una décima parte (1,3 millones) y ya en 2007 la ocupación agraria había caído por debajo de una veinticincoava parte de la ocupación total (801.000). Desde entonces, esta proporción se ha estabilizado alrededor del 4% del total de la ocupación (734.000 ocupados en 2019).

Según el análisis de Funcas, el campo ha quedado, en buena medida, al margen de dos procesos que han caracterizado la evolución del mercado de trabajo español: la feminización y el vuelco educativo.

En 1976, por cada 100 varones que trabajaban en el sector agrario lo hacían también 40 mujeres, una proporción similar a la que arrojaba el resto de sectores de la economía en conjunto.

Pero mientras desde finales de los años 80 la proporción de mujeres ocupadas en el resto de sectores ha crecido rápidamente -en 2019, por cada 100 hombres había 87 mujeres-, en el sector agrario la proporción ha descendido, de modo que en 2019 se contaban 30 mujeres por cada 100 hombres.

En cuanto al nivel educativo de los ocupados, el colectivo de los que trabajan en el sector agrario presenta una media de años dedicados al estudio bastante más baja que la observada entre los ocupados del resto de sectores en su conjunto.

La diferencia a favor de los segundos ronda tres años entre los ocupados de 20 a 64 años, es decir, prácticamente todo el rango de edades activas.

Asimismo, según Funcas, si la población en España estuviera homogéneamente distribuida por todo el territorio, la mitad viviría en municipios de menos de 10.000 habitantes. Sin embargo, este tipo de municipios, que suponen en torno al 80% del territorio español, solo concentran al 20% de la población.

Entre los desafíos del campo, el monográfico presta especial atención a la “fuerte” caída de la ocupación en el campo, un sector tradicionalmente central en la vida rural.

La reciente revalorización de los espacios menos densamente poblados, la extensión del teletrabajo y la importancia creciente atribuida al contacto con la naturaleza y a su protección permiten conjeturar que el futuro del medio rural está más abierto de lo que puede dar a entender el concepto de ‘vaciamiento’.

Ahora bien, como ponen de relieve las investigaciones incluidas en el monográfico, la incapacidad de las áreas rurales para alcanzar los estándares de calidad de vida, de servicios y oportunidades que ofrecen los entornos urbanos ha reforzado el modelo de hábitat de baja densidad carcterístico del territorio español.

Los autores que participan en este número de Panorama Social defienden que “los problemas de la despoblación y la brecha rural se aborden con realismo, atendiendo a la diversidad de situaciones que conviven en la España rural y huyendo de titulares simplificadores”.

Comentarios de Facebook