Quantcast

Echenique: Saracho dijo que la salida para el Popular era “una operación corporativa”

El que fuera presidente de Banco Santander España Rodrigo Echenique ha señalado este jueves en su comparecencia como testigo en la Audiencia Nacional por el ‘caso Popular’ que mantuvo hasta dos reuniones en 2017 con el que era entonces el presidente del Banco Popular Emilio Saracho, y que en una de ellas, celebrada en febrero, –al poco de ser elegido presidente del Popular– le habló de que la única salida para la entidad “era una operación corporativa”.

Según fuentes presentes en el interrogatorio consultadas por Europa Press, en su declaración ante el juez instructor de la Audiencia Nacional José Calama en relación a la causa en la que se investigan las presuntas irregularidades que llevaron a la resolución y posterior venta del Banco Popular a mediados de 2017, Echenique ha señalado además que él no tuvo conocimiento y no lideró la operación que terminó con la compra de dicho banco por el Santander al simbólico precio de un euro.

En este sentido, ha sostenido que él pertenecía a Santander España, mientras que la adquisición se llevó a cabo desde la corporación Santander, por lo que los equipos que realizaron la operación no le reportaban a él.

Con todo, si bien en este punto lo declarado por él y por la presidenta del Santander, Ana Patricia Botín, no concuerda, en líneas generales el relato de los hechos ha seguido la misma línea, según estas mismas fuentes.

Por otro lado, ha incidido, como ya hiciera Botín la semana pasada, en que el Popular era solvente, que cumplía los requisitos mínimos regulatorios y que no había déficit de provisiones, sino que estaban por debajo de la media del sector, y bastante por debajo de las del Santander. Por ese motivo, ha explicado, cuando lo compran tras la resolución, le insuflan provisiones adicionales.

LA HIPOTÉTICA RESOLUCIÓN

Y en cuanto al hecho de que no entraran en la venta privada del Popular en mayo de 2017, ha explicado que se debió a que de haberlo hecho esto suponía comprar al precio que cotizaba la acción, algo que ha tachado de “inviable”, porque no les salían las cuentas. Tras saber que no había oferta en esa venta privada, es cuando se plantean cómo actuar ante una hipotética resolución.

Sobre el contacto con el fondo de inversión estadounidense Blackstone para la cartera inmobiliaria del Popular, ha señalado que se hizo porque no era una opción quedarse con toda la cartera. Y ha apostillado que además de con este fondo, también se habló con Apollo y con un tercero, si bien se decantaron por el primero porque su oferta era más interesante.

Cabe recordar que el juez investiga dos fases de este proceso del Popular: las presuntas irregularidades contables en las que el Popular habría incurrido con la ampliación de capital, y las filtraciones a prensa un año después que habrían provocado la resolución a mediados de 2017.

Tras la compra de Popular por el Santander, ya presidido por Ana Patricia Botín, comenzaron a presentarse denuncias por presuntas irregularidades que han acabado en la Audiencia Nacional.

Comentarios de Facebook