martes, 29 septiembre 2020 7:34

Nadal y otros tenistas sobrados de millones que renuncian a competir

Los días pasan y cada vez se acerca más el Abierto de Estados Unidos. El tenis volvió con todo, pero que regrese uno de los Grand Slam supondrá un gran alivio para todas las personas ligadas al deporte blanco. Aunque es muy cierto que la preocupación existe y es muy real, debido a la pandemia del coronavirus que asola la ciudad de Nueva York, son varios los tenistas que asumieron el riesgo y estarán en la cita en suelo norteamericano. Sin embargo, muchos acotan a que el torneo estará un poco descafeinado debido a la gran cantidad de bajas que habrá tanto el cuadro masculino como el femenino, pero ninguna más importante que la de Rafael Nadal y Roger Federer.

Si bien ambos no asistirán por distintas razones (el primero por temor al virus y el segundo por lesión), el torneo queda huérfano de dos figuras trascendentales para el mundo del tenis. No obstante, también son varios los jugadores que ya confirmaron su parecencia. Ya sea porque se ven con posibilidades de alcanzar la gloría o porque no pueden permitirse perder dinero en un evento tan grande; los Djokovic, Thiem, Osaka o Zverev dirán presente en las pistas del Flushing Meadows Park. Pero la lista de las ausencias vitales no se queda con Nadal y Federer, también aparecen grandes raquetas que harán mucha falta en suelo neoyorquino.

Barty será la ausencia más importante de la mujeres

La australiana anunció que no irá

En el cuadro femenino es en el que realmente existen las bajas de peso, porque de las 10 primeras en el ránking WTA, hasta seis tenistas renunciaron a participar en Nueva York. Sin embargo, la baja más crucial es la de la número 1: Ashleigh Barty. La australiana se instaló desde hace mucho en la cima del tenis femenino y en cada torneo que participa es una de las favoritas, pero ahora no tendrá la oportunidad de demostrar su gran calidad allá en Estados Unidos. La razón principal es el temor ante el coronavirus, un hecho que llevó a Barty a decir que no quería “poner en riesgo a su equipo de trabajo”. El miedo por el virus sigue muy latente, por lo que la número 1 desconoce si podrá jugar lo que resta de temporada.