Compartir

Niki Lauda, el que fuera tres veces campeón del mundo de Fórmula 1, falleció este lunes en su casa a los 70 años de edad. La salud del austriaco era delicada desde que se sometiera, el pasado verano, a un trasplante de pulmón.

La triste noticia la daba su propia familia en un comunicado: “Con gran dolor anunciamos que nuestro querido Niki ha fallecido apaciblemente el 20 de mayo de 2019, rodeado de su familia (…) Sus logros únicos como deportista y empresario son y serán inolvidables, su incansable entusiasmo por el deporte, su sencillez y su valentía siguen siendo un modelo a seguir y un punto de referencia para todos nosotros”.

El mítico piloto de automovilismo se alzó con el título mundial para la casa Ferrari en 1975 y 1977; y para McLaren en 1984. Sin embargo, más allá de estas conquistas, Lauda sorprendía cuando tras sufrir un aparatoso accidente durante el Gran Premio de Alemania en 1976, en el que sufrió graves quemaduras, se recuperó y volvió a los circuitos.

Tras su retirada del mundo de la competición, Niki Lauda se sumergió en el mundo de los negocios, llegando a fundar varias aerolíneas. Fue comentarista de carreras y recientemente se convirtió en presidente no ejecutivo del equipo Mercedes de Fórmula 1, lo que terminó por convencer a Lewis Hamilton para ingresar en sus filas y abandonar McLaren.