domingo, 27 septiembre 2020 22:07

Garzón ve “un desafío absurdo” que los clubes renueven contratos con las casas de apuestas

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha considerado este viernes que es “un desafío absurdo” al Gobierno central que haya clubes de fútbol que estén renovando contratos con casas de apuesta cuando la publicidad de este tipo de negocios quedará prohibida a partir de que se apruebe en octubre un real decreto que la limitará.

En una entrevista con Canal Sur Radio Garzón ha explicado que se aprobará en octubre un decreto en el Consejo de Ministros “que establece que se acaba la publicidad de las casas de apuestas en cualquier soporte”.

“Hemos diagnosticado que existe una relación entre esa publicidad y problemas de salud pública, especialmente en menores que empiezan a tener un consumo compulsivo de algo que le puede llevar a resquebrajar la realidad económica de su familia y la suya propia”, ha indicado.

El ministro ha apuntado que, además, esta adicción tiene más incidencia en los barrios más populares y más vulnerables, “que pueden ver como una esperanza poder resolver sus problemas económicos haciendo apuestas con un clic”. “Son problemas que queremos resolver y, por tanto, la publicidad va a quedar totalmente prohibida y limitada al rango de 1 a 5 de la madrugada”, ha agregado.

En este marco, ha precisado que esta prohibición incluye la publicidad de estas casas de apuesta en las camisetas de los clubes deportivos, porque “no son solo una empresa que juega y hace deporte, son referentes sociales”, sobre todo, para los menores.

Por eso, Garzón ve “un desafío absurdo” que, a un mes de que se apruebe el decreto, haya clubes que están renovando los contratos por dos y tres años con casas de apuestas. Además, ha hecho hincapié en que es incluso “temerario” proceder así porque “va a estar prohibido y van a tener que corregirlo”.

El ministro de Consumo, además, ha garantizado que las sanciones que conlleve el incumplimiento del decreto serán suficientes como para que a los clubes no les salga rentable mantener dichos contratos.

“Es absolutamente ridículo que un club se ponga a desafiar al Gobierno en una materia como ésta”, ha insistido antes de pedir a estas entidades deportivas que entiendan la función social que el decreto plantea y rechazar que “miren para otro lado”.

Garzón, que entiende la cuestión financiera de todo esto, cree que los clubes tienen tiempo para buscar patrocinadores alternativos, “seguro que hay muchas empresas que están dispuestas a apoyar a esos equipos dentro del marco legal”.