Quantcast
viernes, 30 octubre 2020 5:18

El gesto que muestra la reconciliación entre Mourinho y Casillas

En la vida de Iker Casillas los momentos buenos superan con mucha diferencia a los malos; pero es que en esas horas bajas, el exguardameta español lo pasó realmente mal. Entre los incidentes más fuertes que ha sufrido el de Móstoles se encuentra, claro está, el infarto en el miocardio que tuvo en mayo de 2019. Tras eso el exjugador lo pasó muy mal, pero aunque muchos lo puedan dudar, una de las primeras personas que se interesó por él fue una con la que se pensaba que tenía una mala relación.

José Mourinho no dudó un instante y llamó a su expupilo. Si bien su antiguo pleito ya estaba más que solucionado, muchos aficionados desconocían ese hecho; no obstante, para el exarquero madridista fue un verdadera sorpresa que fuera el portugués uno de los primeros en querer saber sobre su estado de salud luego de sufrir ese ataque al corazón.

Mourinho se preocupó por el español

El portugués fue de los primeros en interesarse por el estado del español

Tal como el propio Casillas explicó en una entrevista para ESPN, el actual entrenador del Tottenham quiso hablar inmediatamente con él para conocer de primera mano cómo se encontraba, lo que demuestra claramente la calidad de ser humano que es el portugués. “Muchos no saben, pero el míster, José Mourinho fue de las tres primeras personas que me habló para ver cómo estaba”, explicó el exfutolista merengue en su entrevista.

Las personas suelen catalogar a Mourinho como un prepotente o desinteresado, pero así como lo explicó el exportero, son muchos los que destacan lo bueno que es. El estratega luso no suele presumir de sus buenas acciones, pero muy a menudo las tiene; más aún si son personas a las que realmente les tiene un cariño especial. Y es que tras las dificultades que pasaron el exjugador y el técnico en el Real Madrid, ahora su relación es muy buena.

El tiempo ha curado heridas

Ambos tiene una buena relación en la actualidad

Para muchos el declive de Casillas comenzó cuando Mourinho arribó al cuadro merengue, tanto así que después se pensó que por un pleito personal el luso lo terminó dejando en el banquillo. Aunque después se aclaró que todo fue estrictamente profesional, hasta el mismo exguardameta merengue llegó a pensar que no era así; sin embargo, el tiempo fue dejando todas las cosas en su lugar y con sus caminos separados esa relación rota se reparó muy rápido.

Ciertamente, el exfutbolista ha vivido varios momentos malos, pero concentrarse en el fútbol y ver que tiene personas buenas que lo han apoyado, le han servido para darse cuenta que de verdad es todo un afortunado. “Yo tuve mucha suerte, hay personas que no tienen tanta….a lo mejor tenía que irme de este mundo, pero las circunstancias me han hecho valorar todo. Soy un privilegiado, si puedo seguir pegado al fútbol, lo haré”, añadió Casillas. Ese incidente le ha enseñado a valorar más las cosas, por lo que ahora agradece más no haber perdido el tiempo en una rencilla con una persona que al final demostró que realmente es un muy buen ser humano.

Comentarios de Facebook