miércoles, 23 septiembre 2020 9:43

El Barça de basket se entrena y se divierte jugando a fútbol

La plantilla del Barça de baloncesto se ha entrenado este miércoles sobre los terrenos de césped de la Ciutat Esportiva Joan Gamper y ha podido tener un momento de distensión y diversión cambiando de deporte y jugando al fútbol.

Ante Tomic o Kevin Pangos han centrado al goleador Brandon Davies, aunque Nikola Mirotic se atrevió con un ‘gol olímpico’ desde el córner. Unos juegos futbolísticos que compaginan con el trabajo físico y técnico de estos días.

Sin poder entrenar todavía en grupos ni hacer 3×3 o 5×5 de baloncesto, la plantilla blaugrana está centrada, desde el pasado 13 de mayo, en entrenamientos individuales en la Ciutat Esportiva tras dos meses de trabajo en sus casas.

El club detalla que hay dos bloques de trabajo, el técnico en el que intenta que los jugadores realicen contenidos propios del baloncesto, como pueden ser el bote o el tiro a canasta, siempre de forma individual, y el condicional o físico para tratar de mejorar la resistencia cardiovascular, comenzar a recuperar los niveles perdidos de masa muscular y fuerza, así como proponer ejercicios complementarios, compensatorios y de fuerza propioceptiva para preparar el cuerpo para el regreso a la competición.

También se han aprovechado los calentamientos iniciales de cada sesión para hacer ejercicios de movilidad general de las articulaciones más implicadas en la práctica del baloncesto.

Kevin Pangos entrena con normalidad

A la espera de esos entrenamientos grupales y de poder probarse jugando a baloncesto, el base canadiense Kevin Pangos está entrenando con normalidad. Lesionado a finales de septiembre de 2019 en un dedo del pie izquierdo, no pudo empezar la presente temporada.

Inédito hasta el momento en esta campaña, suspendida ahora por la pandemia del coronavirus, Pangos entrena a nivel individual con normalidad y podría ser el gran fichaje blaugrana para el ‘Playoff’ de la Liga Endesa, todavía sin sede ni nueva fecha. Y más tras la marcha del base Malcolm Delaney.

Además de hacer trabajo físico y técnico al nivel de sus compañeros, se le pudo ver jugando a fútbol en la sesión distendida de este miércoles. Casi ocho meses después de su lesión, podría estar cerca de su regreso a las pistas.