Compartir

Bianca Andreescu, la joven canadiense que ha irrumpido con fuerza en el mundo del tenis, consiguió hacerse este sábado con su primer título de Grand Slam al vencer a Serena Williams en la final del Abierto de Estados Unidos en un partido que ganó en una hora y 40 minutos por 6-3 y 7-5.

Andreescu, con casi la mitad de años que Williams, consiguió descolocar a su contrincante con su templanza y su juego variado, ante el que la estadounidense reaccionó inicialmente con un torrente de errores para lucir luego su habitual potencia, que llegó demasiado tarde como para ganar el encuentro.