Compartir
Kenyh Cevarom

El cadáver de una mujer checa de 61 años fue encontrado junto con el de otra mujer de 90 en la ciudad de Chodov, República Checa.

Los cuerpos pertenecían a una madre y su hija. El de la mujer de 90 años estaba momificado.

Según el informe policial, la hija conservó el cuerpo de su progenitora, fallecida en 2016, para continuar cobrando el dinero de su jubilación, tal y como ha informado el medio local ‘Mlada Fronta Dnes’.

Las autoridades confirmaron que ambas mujeres murieron por causas naturales.