Compartir
Twitter

Una mujer de 24 años comenzó a recibir mensajes de acoso que aparecieron impresos en la pantalla frente a su butaca en pleno vuelo.

Jessica Van Mier viajaba desde Londres (Reino Unido) con destino Washington (Estados Unidos) cuando sobreimpresionado en la pantalla encontró una serie de mensajes enviados por otros pasajeros del mismo avión en un chat interno y para uso exclusivo de éstos.

“Bienvenida al infierno”, “La nena de las tetas” o “Estás en la zona de peligro”, fueron algunos de los textos que Van Mier pudo leer.

La joven, abogada de profesión, sabía cómo actuar en estos casos.

“Trabajo para una firma de abogados especializada en acoso sexual online. Disfrutad siendo denunciados a Virgin”, les respondió.

Mientras unos continuaron con sus insultos, otro aseguró haberse confundido de chat.

La aerolínea investiga lo sucedido.