Compartir

Los 170 habitantes de Mitholz, un pueblo de Suiza, se enfrentan a un posible desalojo de no menos de 10 años después de que las autoridades evaluaran las condiciones de un depósito de municiones construído durante la II Guerra Mundial en la región.

Los especialistas han señalado que desactivar y retirar las armas encontradas puede llevarles al menos una década.

El desalojo masivo comenzaría en 2031, comentó la titular de esa dependencia, Viola Amherd, en una reunión con los habitantes de Mitholz, el martes. El coste total de la operación superaría los mil millones de euros, informa ‘Swiss Info‘.

El viejo depósito de Mitholz contiene aún 3.500 toneladas de munición que quedaron sepultadas bajo las rocas después de que el almacén explosionara en 1947 dejando nueve muertos.

El riesgo de que se produzca una nueva deflagración existe, tal y como ha quedado reflejado en un informe elaborado por la Oficina Federal para el Medioambiente Enlace externo.

“Los trabajos tendrán repercusiones en la población concernida y en las rutas de acceso”, advirtió el ministerio de Defensa en un comunicado. “De acuerdo a nuestro conocimiento actual, se podría prever que el periodo de evacuación de los residentes incluso exceda los diez años, en función del desarrollo de las obras”, añadieron.