Quantcast

Homenaje del Gaiás a Díaz Pardo, el intelectual que dejó Madrid

Cien años han transcurrido desde el nacimiento del ya desaparecido Isaac Díaz Pardo, un hombre polifacético que en 1936 perdió a su padre por la represión fascista, acontecimiento que “marcó” su vida, como aseguran sus hijos Xosé y Camilo Díaz Airas de Castro, y que le llevó incluso a regresar de Madrid cuando le ofrecieron pintar las cúpulas del Valle de los Caídos en plena dictadura franquista.

El intelectual galleguista, que había cogido “fama” como pintor a finales de los años 40 en Madrid, donde estudió Bellas Artes, se encontraba en un momento álgido de su profesión en que “vendía” todas las obras que creaba. Algunas de ellas se pueden visitar junto a más de 200 piezas y una pieza audiovisual en el Centro Museo Gaiás desde este viernes hasta el próximo mes de abril, en un momento de restricciones derivadas por la pandemia del coronavirus y que han llevado al propio presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, a lamentar que este sea el contexto en que arranca esta exposición.

De hecho, Feijóo, que ha calificado estos tiempos de “durísimos”, aunque más lo fueron, dijo, los que le “tocó” vivir a Isaac Díaz Pardo, nacido en 1920, se ha comprometido a estudiar la manera de ampliar la exposición o volver a reeditarla posteriormente. También estuvo el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez.

Sus hijos recordaron, en una visita posterior a la inauguración en la que participó un grupo reducido de periodistas, que el entonces director del Museo del Prado, Fernando Álvarez de Sotomayor, ofreció a Díaz Pardo pintar las cúpulas del Valle de los Caídos. “Hijo de padre represaliado, de izquierdas… decide abandonar Madrid”, narraron sus descendientes, quienes aseguraron que “fue decisiva” esta oferta para marcharse para Galicia aprovechando que ya había iniciado su actividad ceramista.

En su intervención en la inauguración de la muestra, Feijóo ha esperado que puedan ser “capaces” de “reeditarla en otros tiempos más fáciles”. “No pudo elegir cuando nació ni ahora cuando sale a la luz” esta exposición, ha lamentado en referencia al momento que le tocó vivir en la historia, en que con 16 años se implicó en la aprobación del Estatuto gallego con labores de propaganda, un momento histórico que también aparece reflejado en la exposición.

Feijóo ha ensalzado la labor de un polifacético gallego que “retrata a Galicia” con sus formas, pinturas y palabras. En “tiempos oscuros no solo contribuyó a conservar la cultura y hacerla más grande y más moderna”, ha destacado, sino que “conserva su esencia” y “entendió que una sociedad sin referentes es una sociedad sin autoestima”, ha concluido.

El mandatario autonómico ha observado la obra de Díaz Pardo, “inabarcable por prolífica”, que sigue “un hilo conductor”, que es Galicia, “su único compromiso”. Además ha subrayado su compromiso social a través de sus empresas, lo que hoy en día se conoce como responsabilidad social corporativa y que él ya impulsó.

En su discurso, destacó algunas de las obras del autor, como la vidriera que corona el Parlamento de Galicia, “el órgano de mayor representación de la democracia y de la opinión de los gallegos”.

A lo largo de los pasillos con las 265 piezas se “puede transitar por Galicia”, ha subrayado Feijóo, que antes de su intervención visitó la muestra acompañado de los hijos que han comisariado la muestra.

De la vida de Díaz Pardo, el presidente autonómico tampoco pasó por alto el “ansia de libertad que nunca abandonó” desde el plebiscito de autonomía, con “una galleguidad fuertemente enraizada”, y que también le llevó a “tender puentes” con el exilio.

Con Sargadelos se encuentra “un esfuerzo por recuperar la cultura ancestral”, añadió. “¿Quién no tiene un juego de café o una vajilla de Sargadelos?”, se ha preguntado retóricamente Feijóo, quien ha significado que esta muestra pretende “honrar al gallego más querido”, en palabras de Manuel Rivas, “uno de los gallegos más universales”.

VISITAS GUIADAS

La muestra estará abierta hasta el 4 de abril de 2021 en el Museo Centro Gaiás, coincidiendo con el centenario del nacimiento del intelectual. Habrá visitas guiadas para convivientes cuya cita previa se puede solicitar en la web del Museo Centro Gaiás.

Esta exposición se acerca a la “desbordante personalidad y a su amplia y polifacética labor”, “siempre desde una visión integradora y una firme defensa de los valores auténticos de Galicia, a los que se entregó sin descanso a lo largo de su fértil existencia”.

La exposición cuenta con un espacio central vertebrador de sus diferentes secciones, con un espacio audiovisual realizado por Cecilia Díaz –fotógrafa especializada en retrato, moda, editorial y producto y periodista cultural– y Jordi Cussó –realizar con trabajos en los campos de cortometraje, publicidad y los videoclips musicales– y en el que, a través de fragmentos de entrevistas de archivo, se va desgranando la vida y pensamiento de Isaac Díaz Pardo.

Díaz Pardo nació en 1920 en Santiago de Compostela. En 1936 participa como propagandista en la campaña del Estatuto de Autonomía y en 1942 terminó la carrera de Bellas Artes. Tras su paso por Italia y Barcelona, regresa de Madrid y en 1949 funda Cerámicas do Castro, entra en contacto con intelectuales gallegos en Argentina que están en el exilio y en 1963 funda Edicións do Castro.

En su prolífica vida, también recupera la actividad del Seminario de Estudos Galegos, funda el Instituto Galego de Información y crea el Museo de Arte Contemporánea Carlos Maside. Recibió el Premio de las Artes e Letras de la Xunta, la Medalla de Oro de Galicia, la Medalla al Trabajo y la Medalla de Oro al Mérito en Bellas Artes de España. Falleció en enero de 2012.

Para mostrar el rico mundo heterogéneo del que Díaz Pardo hizo gala y conseguir que el visitante capte la esencia de este “complejo universo diazpardiano”, se propone un diseño expositivo que fragamenta en diez apartados su vida y obra, lentamente, el macrocosmos que fue su peripecia vital, como explicó uno de sus hijos y comisario, Xosé Díaz.

PIEZAS

A lo largo de los pasillos del museo, los visitantes podrán encontrar el asiento antropomórfico de Sargadelos. Díaz Pardo, junto a Xosé Bar Bóo y Alejandro de la Sota fueron pioneros en el diseño del mueble contemporáneo. La silla, antropomórfica es una de ellas. Hecha de manera noble y acero pintado de negro, fue fabricada por los carpinteros de las factorías del Grupo Sargadelos y se creó a principios de los años 80 para adornar las galerías de la firma.

Además, la muestra contiene diez piezas clave: el Tríptico dos homes de Brigantina, un autorretrato, la pieza pictórica ‘Os afogados’ –óleo en el que refleja la rabia que le producía la sublevación fascista en la que perdió a su padre–; el libro ‘Galicia Hoy’; el tríptico ‘A nave espacial’ –tres secuencias con temática social y política–; una pieza escultórica hecha por Jorge Oteiza –en la Escola Libre organizada por Sargadelos–; la pieza ‘Saturno devorando a sus hijos’ –de porcelana–; las máscaras para la obra ‘Os vellos non deben de namorarse’ –en papel maché, de Castelao–; las mencionadas mesas y sillas antropomórficas; y las dos primeras publicaciones de Edicións do Castro: ‘Meco’ y ‘El toro júbilo’ de Luís Seonae.

Comentarios de Facebook