domingo, 20 septiembre 2020 13:59

Los rectores piden que los 400 millones del Fondo Covid para la universidad se repartan en función del número de alumnos

El presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), José Carlos Gómez Villamandos, ha pedido que los 400 millones del Fondo Covid para la Universidad que el Gobierno tiene previsto repartir en septiembre se distribuyan de manera proporcional al número de alumnos de cada universidad.

“Si no es así, las universidades tendremos que sacrificar otros programas, como de becas o de investigación; sería una desconsideración muy grande a las universidades y a los estudiantes”, ha dicho en una entrevista.

Si bien, que esta partida se distribuya en función del número de alumnos no va a suponer el 100% de la inversión que las universidades van a hacer. “La universidad tendrá que sacar recursos propios, veremos de dónde se quita”, lamenta.

Preguntado sobre el destino específico de estos 400 millones de euros, Villamandos menciona que el “gran problema” que se está intentando solucionar es el de los estudiantes internacionales, que cursan sobre todo estudios de Máster y Doctorado, hacia los que se prestará especial atención para que puedan seguir las clases de manera online.

Los rectores se reunirán con el ministro de Universidades, Manuel Castells, este jueves 3 de septiembre para abordar el inicio del próximo curso universitario 2020-2021.

En dicha reunión, no solo se abordará el inicio del curso en el contexto de la pandemia de COVID-19, sino que se tratarán otros temas, como el Estatuto del Personal Docente e Investigador (PDI), en fase de borrador, y otras “inquietudes”, como el Real Decreto de 2007 de enseñanzas universitarias oficiales, también en fase de borrador.

En todo caso, el presidente de los rectores ha asegurado que “todos los planes están preparados” ante el inicio del nuevo curso universitario, y ha avanzado que la docencia online primará en aquellas universidades que se encuentren situadas en provincias con un alto índice de contagios de COVID-19.

En este sentido, ha recalcado que la planificación del nuevo curso universitario lleva elaborada desde junio –fecha en que el Ministerio de Universidades lanzó su guía de recomendaciones para el nuevo curso universitario–, aunque ha matizado que “ahora mismo”, debido a la situación en algunas provincias o comunidades autónomas, donde se han disparado los contagios, “se están adoptando medidas”. Una de ellas, según explica, es el incremento del porcentaje de docencia virtual en aquellas regiones más castigadas por el virus.

Si bien, este modelo mixto de docencia presencial y online solo será aplicable en la parte teórica, ya que en el terreno de las prácticas académicas “se va a garantizar la presencialidad”. “Todavía jugamos con tiempo, porque el inicio de las prácticas suele ser más adelante en el curso, una vez los alumnos ya se han matriculado”, señala Villamandos al ser preguntado sobre cómo se va a garantizar la presencialidad en el terreno de las prácticas.

Por el momento, las universidades continuarán con los planes de junio, que contemplan este modelo bimodal, según explica el presidente de los rectores, y en el que se plantea también la “rotación de grupos”, esto es, la mitad de los alumnos estarán presencialmente en clase mientras que la otra mitad seguirá la clase por videoconferencia, “siempre que las condiciones sanitarias lo permitan”.

“Todos los planes están preparados, faltan los últimos ajustes, se están haciendo las cosas con muchísima cabeza, no de forma arbitraria, según las recomendaciones sanitarias, según la normativa… se han adoptado todos los refuerzos y medios telemáticos posibles para que la parte de la docencia que sea por videoconferencia sea por videoconferencia, y garantizar la presencialidad”, resume.

En este sentido, el también rector de la Universidad de Córdoba (UCO) confía en que los alumnos podrán seguir las clases de manera online porque, tal y como asegura, “la brecha digital en el ámbito universitario es mucho menor que en el ámbito educativo, entre el 1% y 1,5%, con variaciones según provincias”. Para este porcentaje de alumnos que no puedan hacerlo, se les facilitará ordenadores y tarjetas de datos, como ya se hizo durante el Estado de Alarma, según indica.

NO HAY MOTIVOS PARA HUELGA EN LA UNIVERSIDAD

A pesar de los inconvenientes que puedan surgir, y después de que el pasado miércoles el Sindicato de Estudiantes llamara a la huelga en toda España para los días 16, 17 y 18 de septiembre, Villamandos no cree que puedan extenderse los paros al ámbito de la enseñanza superior: “A día de hoy, no veo motivo para que en el ámbito universitario se produzca una huelga”.

“Las universidades dejamos toda nuestra planificación preparada en julio con las recomendaciones sanitarias del Gobierno central y de los gobiernos autonómicos, en la mayoría de los casos las medidas han sido consensuadas con las consejerías de Sanidad y con competencias en Universidades y estos días estamos realizando ajustes para la situación epidémica que tenga cada provincia”, justifica.