Compartir

Las campañas siempre son un momento para el encuentro con simpatizantes, amigos y ciudadanos anónimos. ¿Qué le han trasladado durante estos días?

Es verdad eso de que una campaña sirve para hablar con mucha gente y encontrarse con la ciudadanía, con colectivos. Pero no lo es menos que, durante estos 3 años, mi presencia en la calle y la de mi equipo ha sido constante. No entiendo la política de otra manera. El servicio público es así, o, al menos nosotros, lo entendemos así. Dicho eso, desde que diéramos el pistoletazo de salida a la campaña para las municipales de este domingo, 26 de mayo, no he dejado de oír un sentimiento de ilusión, de mucha ilusión, porque el 28 de abril la gente vio la fuerza real que tiene un voto. Conseguimos detener a las derechas, a las tres, y eso ha provocado alegría. Ahora toca hacer lo mismo en nuestra ciudad. Está claro que, si las derechas suman, van a pactar. Nadie tiene que dudar de eso, por esa razón estamos pidiendo el voto para este proyecto, porque es el único que ha demostrado dos cosas: ilusionar a Granada y frenar a las derechas, a las tres.

¿Podría hacernos un resumen de las líneas principales de su programa?

Nuestro programa es una continuación de lo que hemos hecho estos tres años de Gobierno en la ciudad de Granada. Cuando llegamos no había nada, ni ideas, ni proyecto, ni planificación de ciudad. El equipo anterior, el de Sebastián Pérez, dejó el Ayuntamiento como un páramo. Nosotros hemos ido dando pasos para empezar a dotar a esta ciudad de un proyecto real, sólido, creíble y duradero. En estos momentos no habrá una persona en Granada que no sepa que esta ciudad tiene que apostar por abrazarse a la Ciencia. Tenemos que cambiar el modelo productivo. Hasta ahora, el comercio y el sector servicios han sido los dos puntales de nuestra economía. A ambos le debemos prácticamente todo cuanto somos, pero hemos de abrir nuevos espacios, y esos espacios vienen de la mano de la Ciencia y la Innovación, la Cultura como Industria y un turismo de calidad. Esas ideas son el esqueleto del principal reto que tenemos por delante, que no es otro que el del empleo de calidad. Junto a ello, no podemos perder de vista que Granada tiene que ser una ciudad verde y saludable de referencia, lo tenemos todo para ello, y una ciudad que apueste por la Igualdad entre hombres y mujeres y por hacerse grande gracias a su diversidad.

¿Cuál es su iniciativa estrella, aquella que destacaría sobre el resto?

Eso de las medidas estrella parece sacado de otra época. Sinceramente ya no creo en proyectos estrella, sobre todo si son túneles, teleféricos y cosas así. La gente no quiere eso; la gente no cree en eso. Creo que la virtualidad que tiene nuestro proyecto es que se trata de un conjunto de unas 300 medidas compartidas con la ciudad, con toda la gente. Llevamos años escuchando y trabajando con Granada: asambleas abiertas, reuniones, encuentros, conferencias políticas… hemos explorado todos los formatos con la única finalidad de ir fabricando nuestra idea de ciudad con el mayor número de personas posibles. Por eso decimos que Granada contigo funciona, porque ha sido la gente la que ha hecho que esta ciudad se transforme. Así que seguiremos apostando por ese método de hacer política, porque ni sabemos hacerlo de otro modo, ni la ciudadanía espera otra manera de hacerlo.

¿En qué se diferencia su propuesta para gobernar Granada del resto de candidatos?

Creo que en la respuesta anterior está parte de lo que me preguntas ahora: mucha calle, mucha escucha activa, mucha política directa, cercana y accesible. Habrá poca gente en esta ciudad que no tenga mi teléfono personal. Sin descanso y con una clara y nítida vocación de servicio público. Creo que esas son las ideas que definen el método de trabajo de mi equipo todo este tiempo, no solo desde que alcanzamos el Gobierno de Granada, sino de mucho antes. Otros, desde Madrid no sé si han podido hacer todo eso. Cambiar Granada por otra ciudad no me parece aceptable, pero no deja de ser una decisión personal. Otros, en cambio han decidido salir ahora después de años escondidos y asediados por la corrupción, demostrando una tremenda desconexión con la ciudad.

¿Cuál es la primera medida que tomará si es elegido alcalde de Granada?

La primera medida que voy a adoptar como alcalde de Granada será la de escribir una carta al presidente del Gobierno y al presidente de la Junta de Andalucía. Con ambos hay que despachar temas fundamentales para Granada. Hay que empezar a trabajar en la nueva línea del Metro; hay que abordar soluciones para la OCG y para la biblioteca de Andalucía, en Beiro; hay que hablar de la llegada del AVE y del soterramiento del tren en la Chana; y hay que hablar de la mejora de la calidad del aire en la ciudad. Hay que hablar de los cortes de luz. Esos temas son absolutamente prioritarios.

¿Dónde se ve el día siguiente a las elecciones?

Eso es fácil, llevando a mi hija al cole, como hago todos los días; ir a desayunar donde siempre e ir al Ayuntamiento para trabajar.