Compartir

Granada fue durante varios años reconocida dentro de la juventud española como la ciudad del ‘botellón’, gracias a la puesta en marcha de un botellódromo en la zona del Hipercor, junto a la autovía que circunda la ciudad, que finalmente fue cerrado tras numerosas protestas de vecinos y asociaciones.

Pero el botellódromo de Granada puede penalizar económicamente a las arcas municipales debido a una reclamación de hasta nueve millones de euros que le ha realizado la empresa concesionaria del parking situado justo a la zona del botellódromo y que consideran que sufrieron un perjuicio económico en su actividad debido a los problemas generados por esta ‘ocupación alcohólica’ de la vía pública.

Según informa el periódico Granada Hoy en su edición de este viernes, la empresa Promociones Puerto Lobo SL emprendió un proceso judicial por la vía de lo Contencioso-administrativo que ya cuenta con dos resoluciones contrarias a la petición de la empresa, la del juzgado de lo Contencioso-administrativo número 3 de Granada en enero de 2017 y otra del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). 

Los supuestos daños ocasionados a sus instalaciones y el lucro cesante del negocio del aparcamiento a causa del botellón han servido a la empresa concesionaria para emprender otra reclamación ante el Ayuntamiento de Granada por 2,8 millones de euros, que se tratan de justificar con un estudio económico sobre la actividad del aparcamiento. Sin embargo, el Ayuntamiento de la capital granadina ya ha rechazado la petición de restitución de ese desequilibrio económico en base a varios informes encargados a técnicos municipales que se muestran taxativos a la hora de negar los supuestos daños reclamados.