Compartir
  • Pedro Sánchez y Abel Caballero han evocado con estas palabras el compromiso municipalista de Tomás Rodríguez Bolaños en el acto celebrado hoy en la FEMP.
  • Políticos, Alcaldes, compañeros de Corporación y de Junta de Gobierno han acompañado hoy a la familia de Rodríguez Bolaños en la entrega de la Llave de Oro del Municipalismo al que fuera Presidente de la FEMP y Alcalde de Valladolid.

Madrid, 7 de abril de 2019.-El Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el Presidente de la FEMP, Abel Caballero, han recordado hoy en la sede de la Federación el espíritu de consenso y unidad y el profundo compromiso municipalista de quien presidió la FEMP desde 1985 hasta 1991, Tomás Rodríguez Bolaños, Alcalde de Valladolid, que hoy ha recibido, a título póstumo, la Llave de Oro del Municipalismo, el máximo reconocimiento que otorga la Federación.

En acto emotivo, con casi un centenar de asistentes, el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha referido a él como un hombre bueno, cuya figura “ha llegado más allá de la ciudad a la que dio su vida entera”. Sánchez, que lo ha recordado como uno de los Alcaldes “pioneros”, que en 1979 llegaron a los Ayuntamientos tras unas elecciones de las que ahora se cumplen cuarenta años, lo ha señalado como miembro de una “estirpe única de Alcaldes y Alcaldesas que llegaron a Ayuntamientos en los que todo estaba por hacer”, aquellos que pensaban que, “en la atención a los ciudadanos; incluso lo que no era de su competencia, sí era de su incumbencia”.

El Presidente del Gobierno hizo en su intervención una defensa del municipalismo subrayando que “la cercanía es su seña de identidad” y se ha referido a la FEMP como “una escuela de gobernanza democrática, que va más allá de las diferencias ideológicas”. De la Federación ha dicho que “pone voz a todos los municipios, también a los más pequeños” y que, por ello, “ha de oírse con fuerza”

Por su parte, el Presidente de la FEMP, Abel Caballero, ha recordado la frase con la que Bolaños tituló el primer editorial de la revista Carta Local, “También somos Estado”, en referencia a los municipios españoles que, en aquel momento, en los años ochenta, reivindicaban su papel como Administración, y pedían una normativa que contemplase competencias y financiación para poder cumplir con su obligación de servicio a los ciudadanos.

A Bolaños se ha referido como un “político total”, porque “fue Alcalde y cambió su ciudad, y al mismo tiempo dirigió la FEMP, y colaboró con el Gobierno del país haciendo de la Federación un lugar de encuentro y de entendimiento”. Caballero también ha hecho referencia a su espíritu de consenso “un hombre que vivía la acción política desde la lealtad total, desde reconocer su trabajo y su ciudad, hasta entender a los adversarios políticos. Nunca hablaba mal de nadie. Es la forma en la que hay que entender la acción política, la forma de hacer Estado y de entender España”. Caballero también ha destacado de él “su absoluta bonhomía”.

“Hombre imprescindible”

En esta observación sobre el espíritu de consenso ha coincidido también Francisco Tomey, ex Presidente de la Diputación de Guadalajara y Vicepresidente de la FEMP con Rodríguez Bolaños. Al recordar sus años en la entonces Comisión Ejecutiva ha señalado que “compartí con él lo mejor del municipalismo español en los años más difíciles, en los que, por encima de las diferencias políticas, primaron el consenso y los acuerdos, entre ellos, la Ley de Bases de Régimen Local y la Ley de Haciendas Locales”.

El Alcalde de Valladolid, Oscar Puente, que también ha intervenido en el acto, lo ha recordado como “una de las personas más valiosas que ha tenido el municipalismo español en estos años”, de una altura ética y política difícil de superar, que se enfrentó a grandes dificultades: “Entonces no había techo de gasto, pero había muy poco para gastar” y añadió que “en 16 años transformó Valladolid y sentó las bases de lo que es hoy una gran ciudad”. Del papel de Bolaños en la consolidación de la democracia local, más allá de España, y de su trabajo con los municipios iberoamericanos también ha dado cuenta Oscar Puente que, además, anunció el próximo reconocimiento como Hijo Predilecto de Valladolid a quien fue uno de sus predecesores.

El Secretario General de la FEMP, Carlos Daniel Casares, que fue Concejal de Valladolid durante los primeros mandatos de Tomás Rodríguez Bolaños, ha actuado como conductor del homenaje.

En el acto, y en nombre de la familia del homenajeado, ha intervenido uno de sus hijos, Pablo Rodríguez, que recordó la figura del padre y el político, resumiendo su legado en la frase de BertoldBretch, “hay hombres que luchan un día, y son buenos; hay hombres que luchan un año, y son mejores; hay hombres que luchan muchos años, y son muy buenos; pero hay hombre que luchan toda la vida, y esos son imprescindibles”.