Compartir
  • El Boletín Oficial de la provincia publica hoy las convocatoria de subvenciones para traídas de aguas que cuentan con 150.000€ reservados en los presupuestos municipales

Ponteareas, 14 de noviembre de 2018.-Tal y como ya había adelantado el Alcalde Xosé Represas en la reunión mantenida el pasado 18 de octubre, las comunidades de aguas disponen, por vez primera, de una partida presupuestaria de 150.000€ reservada en los presupuestos de 2018.

Cincuenta y cinco comunidades de usuarios de agua de Ponteareas, pueden ya presentar las solicitudes para acogerse la orden de subvenciones convocada por el Concello. Con esta partida económica las comunidades de las traídas podrán hacerle frente a gastos de materiales, equipaciones  y mano de obra para realizar mejoras de los sistemas de captación de agua, sistemas de almacenamiento y potabilización (depósitos y su entorno, filtración, decantación, filtración), y sistemas de distribución (extensión o mejora en las redes de distribución), entre otras actuaciones, tal como figuran en las bases.

La convocatoria salió publicada en el BOP (Boletín Oficial de la Provincia) este miércoles 14 de noviembre y el plazo de entrega de documentación finalizará el día 29. Posteriormente la comisión técnica evaluará los proyectos para asignar los 150.000 euros por concurrencia competitiva, financiando el Concello el 80% del importe de las obras.

Las bases priman las obras prioritarias de mejora de las captaciones y suministro de agua con el objetivo de garantizar este servicio básico para todos los hogares. Esta línea de ayudas también tiene como finalidad subvencionar las obras prioritarias en las comunidades vecinales que sufrieron en mayor medida las consecuencias de la sequía en verano y otoño de 2017.

Represas reafirma con esta partida su compromiso por resolver los problemas históricos de abastecimiento de agua. “Desde nuestra entrada fijé entre los objetivos prioritarios la mejora en este servicio básico”.

Para que no se produzcan situaciones como las del verano de 2017 en el que algunos hogares quedaron sin agua, y para evitar la posible indefensión ante los incendios, el gobierno de la un paso más en la mejora de vida en el rural en el que vive casi la mitad a población total del Concello.