domingo, 20 septiembre 2020 23:32

Castilla y León se compromete a analizar la evolución del Ingreso Mínimo

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León, Isabel Blanco, se ha comprometido este viernes con los sindicatos y la patronal, en el marco del Diálogo Social, a analizar la evolución del Ingreso Mínimo Vital en los próximos meses para aplicar medidas “en un sentido y en otro” y evitar que haya familias que se vean perjudicadas por el cambio.

Así lo ha explicado Blanco en declaraciones a los medios de comunicación tras la reunión celebrada en la mañana de este viernes con la Mesa de Renta Garantizada de Ciudadanía del Diálogo Social, en la que también ha explicado la medida aprobada en el Consejo de Gobierno de este jueves para aprobar subvenciones durante cuatro meses a 267 familias que han pasado a percibir el IMV pero la cantidad que reciben es inferior a la que les correspondía con la Renta Garantizada.

Blanco ha recordado que, en un primer momento, con la aprobación de este instrumento por parte del Gobierno de España “se generó mucha expectativa” de que “la mayoría perceptores de Renta Garantizada iban a pasar al Ingreso Mínimo Vital”, concretamente ha señalado que se esperaba que entre el 60 y el 80 por ciento pudieran cambiar un ingreso por otro.

Con ello, ha apuntado, las cantidades que destinaba la Junta al pago de percepciones de su renta garantizada podrían reasignarse a otros fines, pero esto no ha sido así y la Junta, que tenía una media de alrededor de 9.000 familias perceptoras de esa renta, en este mes de agosto, según los cálculos señalados por la consejera, 8.598, por lo que la diferencia es pequeña y su conclusión es que “el IMV no rebaja apenas las familias perceptoras de renta garantizada”.

Esto es lo que ha trasladado a los sindicatos y la patronal, con los que se ha comprometido también a analizar la evolución de esta nueva percepción en Castilla y León en los próximos meses para tomar medidas “en uno u otro sentido”.

De hecho, ya se ha tomado una primera medida con la aprobación de una subvención para las 267 familias que se estima que, al pasar de recibir la renta garantizada a contar con el IMV han visto como reciben una menor cantidad. Esta ayuda se destinará durante cuatro meses, el tiempo que calcula la Consejería de Familia que tardará en aprobarse definitivamente la normativa regional que establecerá cambios en la Renta Garantizada para adaptarla a la nueva prestación aprobada por el Gobierno hace unos meses, con la que es incompatible y de la que es subsidiaria, como ha recalcado la representante del Gobierno regional.

Según los datos de la Consejería, está claro que en el mes de julio había al menos 1.655 familias que perciben ahora el Ingreso Mínimo Vital y que tenían antes la Renta Garantizado, para lo cual se toma como referencia la cifra de familias beneficiarias que recibían la prestación por hijo a cargo.

De esas 1.655, una tercera parte –548– tenía derecho a una menor cantidad con el Ingreso Mínimo Vital que con la Renta Garantizada, aunque 281 de ellas tienen esta ayuda suspendida por diferentes motivos, como que han encontrado trabajo, o cuentan ahora con un ingreso superior o están tramitando un cambio de titular. Al resto, 267, es al que se le comenzará a abonar la subvención aprobada este jueves.

Como ha recordado Blanco, la pérdida de ingresos que sufren estas familias oscila entre los 10 y los cerca de 700 euros al mes y, de hecho, la media del importe total de esas subvenciones (211.000 euros) repartida en cuatro mensualidades es de algo menos de 200 euros.

Los “números reales” que ha aportado la consejera señalan que la Junta atiende “al mismo número de familias que se atendía en marzo”. Así, ha detallado que en el mes de julio, ya con el IMV en funcionamiento, fueron 9.184 las familias que recibieron la renta autonómica, en agosto han sido 8.598, si bien Blanco ha sumado a ellas las 267 que van a recibir la subvención compensatoria para elevar la cifra a 8.875.

JULIO, MAYOR NÚMERO DE BAJAS DE LA RENTA GARANTIZADA

En cuanto a la evolución de altas y bajas, la consejera ha apuntado que en lo que va de año se han producido 3.547 altas, 675 de ellas en julio; mientras que en las bajas se contabilizan 3.105 en los siete primeros meses de 2020 y la mayor parte de ellas han llegado en julio, como consecuencia, entre otras cosas de la entrada en vigor del IMV, con 1.306.

Blanco ha incidido en que, con la aprobación del IMV, la Junta ha seguido con el pago de la Renta Garantizada a todos los perceptores que tenían derecho, hasta que se les reconoce y abona el nuevo ingreso.

“El objetivo es que ninguna familia quede desatendida”, ha recalcado la consejera, que ha reiterado que ese es el motivo de la convocatoria de la Mesa de Renta Garantizada de Ciudadanía del Diálogo Social.

A partir del lunes próximo, ha precisado Blanco, se llamará a los beneficiarios de la nueva subvención para que se personen presencialmente en las gerencias y se pueda proceder al ingreso de la misma.

En cuanto a la aprobación de la nueva Ley que regulará la prestación, Blanco ha apuntado que espera que en el mes de octubre pueda llegar a las Cortes regionales y para ello faltan trámites jurídicos y una serie de informes.