Compartir

El ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana ha ganado el litigio que enfrentaba a la la administración con la compañía SeaSide por la recepción de la primera fase de la Urbanización del Sector ST2 (Sector 5) de Pasito Blanco. La sentencia viene a resolver un recurso contencioso administrativo interpuesto por la empresa a finales de 2018 y que se resolvió por acuerdo en diciembre de 2019. El ayuntamiento y el promotor acordaron entonces que la conexión con las Red de Saneamiento General, requisito indispensable para la recepción de la urbanización, sería ejecutada por la entidad acometiéndolas como obras complementarias a la urbanización.

El proceso consiste, tal y como explica el concejal de Urbanismo y Turismo, Alejandro Marichal, en que una vez culminadas las obras de urbanización y tras la autorización previa del Cabildo de Gran Canaria, el Ayuntamiento autorizó una conexión alternativa a la red a través de la carretera GC-500. “La sentencia en realidad llega a destiempo ya que resuelve una situación que ya no existe, dado que el promotor desistió del recurso en vista del acuerdo al que llegó la administración y la propiedad”, indica Marichal.

Los proyectos, paralizados desde hace más de dos décadas, pudieron ser desbloqueados tras la comprobación del ayuntamiento de que la red interior estaba totalmente culminada, y el compromiso del promotor de ejecutar las obras complementarias de urbanización tal y como establece el artículo 55, Apartado 7 del Reglamento de Gestión y Ejecución del Planeamiento de Canarias.