Compartir

El Área de Sostenibilidad pone en marcha el programa ‘Tu residuo cuenta’ y forma a los residentes de El Risco para separar los restos orgánicos de los otros desechos y depositarlos en unos contenedores especiales que distribuirá el Ayuntamiento

 

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha puesto en marcha un proyecto piloto de compostaje comunitario en el que se han implicado a vecinos, estudiantes y comerciantes del barrio de San Nicolás que reciclan sus residuos domésticos o industriales para convertirlos en abono o fertilizante natural para la agricultura y la jardinería.

Este proyecto ha sido puesto en marcha por el área de Sostenibilidad que dirige la concejala en funciones Pilar Álvarez, con un equipo de cuatro técnicos medioambientales y un administrativo, contratados por el IMEF dentro del Plan de Empleo del Cabildo y el FDCAN. Estos técnicos están desarrollando, junto con dos alumnas en prácticas de la Facultad de Ciencias de la Educación, el proyecto de Compostaje Comunitario, bajo el lema Tu Residuo Cuenta.

El Compostaje es un proceso aerobio, sin malos olores ni putrefacción, de transformación de la materia orgánica por acción de microorganismos y descomponedores del suelo. El resultado de este proceso, el compost, es un abono orgánico de calidad que proporciona a las tierras a las que se aplica prácticamente los mismos efectos beneficiosos que el humus para una tierra natural.

Mediante el compostaje comunitario se tratan los residuos orgánicos generados por familias y grupos de personas a pequeña escala, localizado en las proximidades de donde se generan los residuos y gestionado y controlado por lo propios generadores. El compost obtenido es utilizado por la ciudadanía participante en el proceso de compostaje. Por todo esto, se considera una gran herramienta de educación ambiental y participación ciudadana que aporta múltiples ventajas tanto ambientales como sociales.

Tomando como centro de compostaje el Centro de Recursos Ambientales El Pambaso, desde el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria se ha implicado a los vecinos, colectivossociales, establecimientos de restauración y al CEIP Guiniguada para que participen en la primera fase del proyecto, separando sus residuos orgánicos en origen, en las bolsas que se les facilita desde el Ayuntamiento. Estas bolsas son posteriormente depositadas en contenedores específicos que se han ubicado en lugares estratégicos del barrio, con el propósito de obtener un fertilizante natural, el compost, fruto de este proceso, que se podrá utilizar para favorecer la productividad de la tierra como fertilizante natural en huertos y zonas ajardinadasde la zona, lo que supone una importante vía de educación y concienciación ambiental.