Compartir

El Ayuntamiento de Santa Brígida ha ofrecido las antiguas instalaciones de la perrera municipal, situada en el Paseo del Guiniguada s/n – (por debajo de la Jefatura de la Policía Local)-, para acoger a los animales domésticos de los evacuados por el incendio que se inició el pasado sábado en Gran Canaria y que ha afectado a diez municipios de la Isla.

El alcalde en funciones, Martín Sosa, atendiendo a la llamada del Colegio de Veterinarios de Las Palmas ha cedido temporalmente estas dependencias municipales a voluntarios profesionales, que se han ofrecido a colaborar para prestar asistencia a los animales que a día de hoy pudieran estar heridos y/o deambulando, después de que sus dueños tuvieran que soltarlos como medida preventiva. En Santa Brígida serán cuatro los colegiados voluntarios que desinteresadamente ofrecerán esta ayuda gratuita a todo animal doméstico afectado. Serán los encargados de atender a los ejemplares y cuidarlos hasta que puedan volver con sus propietarios. Se desplazarán también a las zonas afectadas para prestar apoyo técnico a los animales que así lo precisen.