Compartir

Se trata de una ruta asistencial creada por médicos de Medicina Familiar y Comunitaria, neumólogos, rehabilitadores y enfermeras para mejorar la atención a esta patología

La EPOC es una enfermedad respiratoria frecuente causada principalmente por el consumo de tabaco, que afecta en Canarias al xxx por ciento de la población

El director del Servicio Canario de la Salud, Conrado Domínguez, y la directora general de Programas Asistenciales, Elizabeth Hernández, presentaron esta mañana en rueda de prensa el documento Proceso asistencial integrado de la EPOC en Canarias para mejorar los resultados en salud y disminuir la morbimortalidad de los pacientes con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica a partir de una atención integral y de la optimización de la coordinación entre los distintos niveles asistenciales.

Durante su intervención, Conrado Domínguez explicó que el objetivo de la creación de esta ruta asistencial es mejorar la identificación de los pacientes con EPOC y dar un impulso al diagnóstico precoz de esta patología para reducir su incidencia y su morbilidad, lo que redundará en mejorar la calidad de vida de las personas que la padecen.

Incidencia de la EPOC

La EPOC es una enfermedad respiratoria crónica y progresiva cuya principal causa es el tabaco y se caracteriza por una limitación crónica al flujo aéreo poco reversible y con una sintomatología de disnea, tos y expectoración. Es una enfermedad frecuente, siendo más prevalente a edades más avanzadas, y que con el envejecimiento, se presenta junto a más enfermedades.

La enfermedad presenta una elevada morbilidad y mortalidad, constituyendo la quinta causa de muerte entre los hombres españoles, la sexta en mujeres, y estimándose por la OMS que será la tercera causa de muerte a nivel mundial en 2032.

Elizabeth Hernández explicó que en Canarias, si bien la prevalencia, en personas de entre 40 y 80 años de edad, es inferior al conjunto de España, con un 7% frente al 10% nacional, la comorbilidad es más elevada, en particular en hipertensión arterial, dislipemia, cardiopatía isquémica y arritmia cardíaca, lo que provoca un aumento el consumo de recursos sanitarios, aseguró la directora general.

Además, la EPOC tiene un importante impacto en términos de coste económico y de deterioro de la calidad de vida de la persona que padece la enfermedad y sus familiares. Según datos de la Encuesta de Morbilidad Hospitalaria de 2016, la EPOC supone de forma global el 2,04% de todas las altas hospitalarias. En ese año en Canarias se produjeron un total de 2.837 altas con ese diagnóstico.

“En la Estrategia Nacional de EPOC se estima que en España existirían alrededor de 270.000 pacientes con EPOC diagnosticados y tratados”, informó Hernández.

Factores de riesgo

El tabaco es el factor de riesgo más importante en el desarrollo de la EPOC y, dado que es una enfermedad incurable, el abordaje del tabaquismo para prevenirla constituye una parte esencial para disminuir su incidencia. La deshabituación tabáquica es la medida más eficaz para prevenirla y frenar su progresión, y es la única medida junto con la oxigenoterapia que ha demostrado aumentar la supervivencia. La asociación entre consumo de tabaco y EPOC es irrefutable.

En España el tabaco provoca 60.000 muertes cada año y es la causa más importante de EPOC y de cáncer de pulmón. Según la Encuesta Nacional de Salud del año 2017, un 18,8% de mujeres y un 25,6% de hombres fuman a diario y el 2,0% de las mujeres y el 2,7% de los hombres se declaran fumadores ocasionales.

Las personas con EPOC presentan un aumento de enfermedades crónicas asociadas, causadas por el tabaquismo, la edad avanzada y otros factores de riesgo.  Entre las enfermedades más frecuentes asociadas a la EPOC destacan la cardiopatía isquémica, los trastornos psicológicos (ansiedad y depresión), la Insuficiencia cardíaca, las arritmias, la hipertensión arterial, la hipertensión pulmonar, el síndrome de apnea del sueño o el cáncer de pulmón.

Detección precoz

Dado que la EPOC es una enfermedad crónica y progresiva, su detección en estadios precoces, unido al abandono del hábito tabáquico, puede comportar un mejor pronóstico. Por tanto, el SCS considera primordial una búsqueda activa en la consulta de Atención Primaria mediante preguntas al paciente sobre el hábito tabáquico y síntomas respiratorios crónicos en aquellas personas que sean fumadoras, de ahí la creación de esta ruta asistencial que se presenta hoy.

Asimismo, su abordaje se realiza también a través de la Dirección General de Salud Pública, mediante los programas de hábitos saludables y el PAFCAN, Programa de ayuda al fumador en Canarias (PAFCAN), que complementa con herramientas farmacológicas, médicas y psicológicas, las actuaciones de los profesionales sanitarios en el tratamiento del paciente fumador. En lo que llevamos de año, un total de 7.627 personas se han acogido a este programa.

El diagnóstico clínico de sospecha de EPOC ha de considerarse en aquellas personas mayores de 40 años, con historia de tabaquismo, tanto actual como pasada, equivalente a fumar 20 cigarrillos al día durante 10 años y con síntomas respiratorios como disnea, tos y expectoración o intolerancia al ejercicio físico.  Ante esta sospecha, se debe realizar una espirometría que es la prueba que mide la función pulmonar. Es una de las pruebas más importantes para determinar si una persona tiene EPOC y puede detectarla incluso en personas que aún no tienen síntomas.

Diagnóstico

El SCS, a través de las gerencias de Atención Primaria de las siete islas, cuenta con espirómetros en todos los centros de salud para que, desde las consultas de Medicina de familia se pueda solicitar esta prueba ante la sospecha clínica de EPOC o para seguimiento de otras patologías respiratorias.

En este sentido, se está realizando un importante esfuerzo para renovar el parque de espirómetros sacando a concurso público la adquisición de 82 espirómetros para los centros dependientes de las gerencias de Atención Primaria y gerencias de Servicios Sanitarios del SCS, que se encuentra en fase de adjudicación.

Tanto la Estrategia de Abordaje a la Cronicidad en la Comunidad Autónoma de Canarias, de 2015, como el Plan de Salud de Canarias 2016-2017 plantean el desarrollo de procesos y rutas asistenciales integradas como iniciativas clave en el abordaje de la cronicidad mediante el desarrollo de la atención centrada en el paciente, incluyendo a la EPOC como una de las patologías prioritarias de actuación en este ámbito.