viernes, 12 julio 2024 18:42

La inesperada oferta a Pep Guardiola para dejar el City

Pep Guardiola consigue un nuevo trabajo en Wimbledon

La calidad de Pep Guardiola como entrenador de fútbol ha traspasado fronteras viajando desde España hasta Inglaterra y pasando por Alemania. Así, el catalán hizo historia con el FC Barcelona, triunfó con el Bayern de Munich y llevó al Manchester City a conquistar la primera Champions League de su historia en la temporada 2022-23.

Ahora, esa influencia en el mundo del fútbol también ha traspasado las frontera del deporte y ya ha habido otro deportista que le ha pedido públicamente que sea su entrenador. Así, esta nueva oferta de trabajo le llegó al de Santpedor mientras asistía al partido de tenis que enfrentaba a Alexander Zverev contra Cameron Norrie en el torneo de Wimbledon.

Pep Guardiola Alexander Zverev
Alexander Zverev Le Ofrece Un Futuro Lejos Del Fútbol A Pep Guardiola

Zverev se deshace en elogios hacia Pep Guardiola

El pasado sábado el Alexander Zverev se enfrentaba a Cameron Norrie en la tercera ronda del torneo de Wimbledon. El alemán se impuso al británico en tres sets clasificándose para los octavos de final donde tendrá que jugar contra el estadounidense, Taylor Frtiz. Sin embargo, esta clasificación no ha sido tan fácil.

Así, Zverev aseguraba tras el partido que había jugado varios juegos con muchos nervios después de ver al entrenador del Manchester City, Pep Guardiola, en la grada. Para el jugador alemán contar con el catalán, al que consideró como una leyenda del fútbol, fue todo un honor y le agradeció públicamente su presencia en la pista central de Wimbledon.

¿Acabará Guardiola como entrenador de tenis?

Alexander Zverev no solo dedicó a Pep Guardiola palabras de halago, el alemán también dejó sobre la pista central de Wimbledon una oferta de trabajo para el ex del FC Barcelona. Así, antes de concluir su intervención el tenista comentaba, «El Bayern de Munich necesita un entrenador», lo que desató las risas de todo el público.

Tras esto, el alemán le lanzó una segunda oferta, «Y si te cansas del fútbol en algún momento, me puedes entrenar en la pista de tenis siempre que quieras». Antes estas palabras, Pep Guardiola no pudo más que hacer un gesto indicando que cerraban el trato.