La Guardia Civil no cumple con una norma de la DGT que a ti te obligan a respetar

La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil se encuentra en el ojo del huracán por la polémica elección de sus nuevos vehículos de servicio. Según denuncia la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), los coches adquiridos presentan varias deficiencias que no solo infringen las normas de tráfico impulsadas por la Dirección General de Tráfico (DGT) que ellos mismos deben hacer cumplir, sino que también comprometen la seguridad de los agentes. La AEGC ha señalado dos problemas principales: el reducido tamaño del maletero de los vehículos y su limitada autonomía. Esto obliga a los guardias a transportar material como conos, señales o chalecos antibalas sueltos en los asientos traseros, contraviniendo las normas de tráfico y creando un peligro potencial en caso de accidente. Además, la corta autonomía de apenas 325 km dificulta que puedan cumplir con sus labores habituales de vigilancia en carretera. En este artículo te contaremos que repercusión tuvo en la ciudadanía este “desliz” de la Guardia Civil y hablaremos de qué medidas tienen pensado tomar al respecto.

Guardia Civil: Objetos sueltos en los asientos: la seguridad, en juego

Guardia Civil: Objetos Sueltos En Los Asientos: La Seguridad, En Juego

Debido a lo extremadamente pequeño de los maleteros de los nuevos vehículos (apenas 100 litros de capacidad), los agentes de la Agrupación de Tráfico se ven forzados a llevar parte de su voluminoso equipamiento reglamentario (chalecos reflectantes, conos de señalización, etiquetas adhesivas para cristales, etc.) suelto en los asientos traseros mientras patrullan. Esta imprudente práctica contraviene directamente el artículo 18 del Reglamento de Circulación sobre “colocación de los objetos transportados” y puede ser objeto de sanción económica. Pero, sobre todo, pone en grave peligro la seguridad de los propios miembros de la Guardia Civil, ya que en caso de accidente o frenada brusca dichos objetos se convertirían en peligrosos proyectiles con capacidad para provocarles lesiones graves.