El producto revolucionario de Apple es en realidad un fiasco para muchos: ojo a las devoluciones de las Vision Pro

Después de meses de especulaciones, Apple finalmente presentó las Vision Pro durante la Conferencia Mundial de Desarrolladores (WWDC) en junio de 2023. Luego, justo antes del inicio del CES 2024 en Las Vegas, anunciaron su lanzamiento exclusivo en Estados Unidos el 2 de febrero de 2024.

[nextpage]

Producto revolucionario de Apple

Apple

A pesar de su precio inicial de 3.499 dólares (equivalente a unos 3.270 euros), se informó que la compañía vendió más de 200.000 unidades en los primeros 10 días. Sin embargo, no todos los compradores quedaron impresionados; de hecho, muchos están devolviendo las Apple Vision Pro debido a la insatisfacción. Entre ellos se encuentra Parker Otolani, gerente de producto de Vox Media, quien expresó que las encontraba «demasiado incómodas» y que le causaban «fatiga ocular». No obstante, agregó que considera que son «claramente el futuro» y que planea «comprarlas nuevamente más adelante si se resuelven estos problemas».

En otra instancia, Danny Yaroslavski, con un impresionante historial laboral en grandes empresas tecnológicas como Meta y Google, también compartió su experiencia al devolver las Apple Vision Pro. A pesar de su entusiasmo inicial, expresó en un mensaje su decepción, mencionando que tenía «grandes expectativas de que me encantaran», dado que es un ferviente seguidor de todos los demás productos de Apple. Sin embargo, concluyó diciendo que «lamentablemente, no son para mí».

Quizás la crítica más detallada sobre por qué las gafas de realidad mixta de Apple no han cumplido las expectativas de muchos compradores provenga de Julio Servan, cuya ubicación en su perfil de Twitter indica que reside entre Brooklyn, Londres y Barcelona. En su mensaje, a pesar de expresar cierta satisfacción con ellas, anunció que las devolverá la próxima semana. Luego, abordó detalladamente las razones en un hilo de comentarios.

En primer lugar, mencionó que ya tiene «todas las comodidades tecnológicas» en su hogar para el entretenimiento, por lo que no encuentra una necesidad urgente de las gafas en ese sentido. Además, señaló que le hacen sentir «aislado», ya que le resulta difícil compartir su experiencia visual con otros a pesar de los intentos de reflejar lo que ve a través de la tecnología de «mirroring».

También mencionó la falta de variedad de aplicaciones disponibles en la App Store, la escasa utilidad real de los avatares virtuales y la limitada compatibilidad con contenido de video espacial. En resumen, consideró que la tecnología aún está en desarrollo y que su potencial no se ha aprovechado por completo. Además, mencionó los costos adicionales, como la necesidad de comprar adaptadores personalizados a 200 dólares cada uno y la dificultad para encontrar la talla adecuada, así como el hecho de que no se pueden usar con gafas sin incurrir en un costo adicional de 149 dólares.

Por último, Julio Servan concluye su serie de comentarios con una reflexión personal. En sus palabras, las Vision Pro representan un avance prometedor y el primer paso hacia lo que él considera será la próxima era de la computación espacial. No obstante, aclara que la utilidad que encuentran en su vida diaria es altamente cuestionable. Esta declaración resume de manera precisa por qué un usuario con recursos suficientes para adquirirlas y con un conocimiento técnico adecuado para aprovechar al máximo su potencial decide devolverlas.

[/nextpage][nextpage]

Los grandes fiascos de Apple: Lecciones aprendidas de la gigante tecnológica

Apple

Apple, una de las compañías más innovadoras y exitosas del mundo, ha tenido su cuota de fracasos a lo largo de los años. A pesar de su reputación por producir productos de alta calidad y revolucionar industrias enteras, la empresa también ha enfrentado desafíos significativos y ha experimentado algunos fiascos notorios a lo largo de su historia. Estos errores, sin embargo, han proporcionado valiosas lecciones que han contribuido al crecimiento y la evolución de la compañía.

Uno de los fiascos más notables de Apple fue el lanzamiento del iPhone 4 en 2010. Aunque el dispositivo fue elogiado por su diseño elegante y su innovadora pantalla Retina, rápidamente se descubrió un problema de recepción de señal cuando los usuarios sostenían el teléfono de cierta manera. Este problema, conocido como «Antennagate», resultó en una respuesta inicialmente lenta por parte de Apple y una conferencia de prensa infame donde el entonces CEO Steve Jobs declaró que «todos los teléfonos tienen problemas». Aunque Apple finalmente ofreció fundas gratuitas para resolver el problema de la señal, el incidente dañó temporalmente la reputación de la compañía y destacó la importancia de una respuesta rápida y efectiva a los problemas de los clientes.

Otro fiasco notable fue el lanzamiento del Apple Maps en 2012. La aplicación de mapas, que reemplazó a Google Maps en iOS, fue criticada por su precisión inexacta, falta de funciones clave y errores de navegación. Los usuarios se quejaron de direcciones incorrectas, lugares mal etiquetados y paisajes distorsionados. La situación se volvió tan grave que el CEO Tim Cook emitió una disculpa pública y recomendó a los usuarios que utilizaran aplicaciones de mapas de terceros mientras Apple mejoraba su propia plataforma. Este episodio subrayó la importancia de la calidad y la precisión en el desarrollo de productos, así como la necesidad de una exhaustiva prueba antes del lanzamiento.

Además, el lanzamiento del MacBook Pro de 2016 fue otro momento difícil para Apple. Aunque el dispositivo fue alabado por su diseño delgado y elegante, generó controversia debido a la eliminación de puertos estándar como USB-A, HDMI y ranuras para tarjetas SD en favor de puertos USB-C. Esto obligó a los usuarios a depender de adaptadores costosos para conectar dispositivos externos. Además, el teclado de «mariposa» introducido en ese modelo fue objeto de críticas por su falta de fiabilidad y propensión a la falla. Apple finalmente se disculpó y ofreció reparaciones gratuitas para los teclados defectuosos, pero el incidente destacó la importancia de escuchar las necesidades y preocupaciones de los usuarios antes de implementar cambios significativos en el diseño.

En conclusión, los grandes fiascos de Apple han sido momentos difíciles para la compañía, pero también han proporcionado valiosas lecciones sobre la importancia de la calidad del producto, la atención al cliente y la capacidad de respuesta rápida. Estos errores han ayudado a dar forma a la cultura y las prácticas comerciales de Apple, y han contribuido a su crecimiento y éxito continuos a lo largo de los años.

[/nextpage]