viernes, 1 marzo 2024 16:24

Joao Félix culmina su recuperación rompiendo la racha de Atleti de Simeone

El duelo de la jornada en liga se saldó con la victoria del FC Barcelona en Montjuic ante el Atlético de Madrid de Simeone con un ‘chirlazo’ del portugués Joao Félix.

Individual, colectiva y tácticamente, el Barcelona fue mejor que un equipo rojiblanco que llegó tarde a la cita, más intimidador en la sala de prensa que en el césped, que curiosamente registró la peor entrada en la Liga.

Joao Félix, un incordio constante para la defensa de Simeone

El Barça presumió de autoestima, más valiente y más futbolero que nunca, dispuesto a pelear por la Liga después de poner a buen recaudo la Champions. A más exigencia, mejor ha sido la respuesta de los azulgrana, recuperados después de abatir al Oporto, pletóricos ante el Atlético.

Joao Félix fue el MVP del partido. Anotó el gol que dio los tres puntos al Barcelona y fue un incordio constante para la zaga colchonera. Una actuación eléctrica que además cargó de amarillas a los jugadores rojiblancos.

El atacante además estuvo muy implicado en defensa, recuperando hasta seis balones, el que más del conjunto azulgrana junto a Gundogan. Algo nunca visto en su época como colchonero y que precisamente es lo que le pedían desde el cuerpo técnico encabezado por Diego Simeone. El domingo sí quiso hacerlo, demostrando que puede.

El hombre de la semana se subió encima de las vallas publicitarias. Entonces extendió los brazos como diciendo ‘el mundo es mío’, miró a la grada y lo celebró con efusividad. Esta vez no se besó el escudo, como hizo ante el Oporto, pero no se ahorró el festejo ni mucho menos. «Le falta constancia», dijo Griezmann. «Todo el mundo puede hacerlo bien un día», le dedicó Simeone.

Joao Félix celebró con efusividad su buen partido ante el Atlético

«Pudo hacerlo mejor en el Atlético», le afeó Saúl. La respuesta la dio anoche el mediapunta portugués, Joao Félix. No necesitó hablar, sino acertar. La contestación más rotunda fue anticiparse y sortear la entrada de Molina. El mejor mensaje, emplear la bota izquierda para elevar el balón sobre la salida desesperada de Oblak.

Finalmente, la respuesta del principal protagonista no tardó en llegar. «Hay cosas que podría hacer mejor. Tanto yo, como todos. Hay cosas que no han ido bien, no es culpa sólo de uno, es culpa de varios», deslizó la figura culé. Y continuó: «Seguramente prefiero el estilo del Barcelona, como todos los jugadores. Si le preguntas a todos, también a los jugadores del Atlético de Madrid, seguramente preferirían jugar más tiempo en ataque. Si no responden eso, estarán mintiendo».

El Atlético reaccionó tarde y dejó escapar la oportunidad de puntuar

El entrenador argentino, el ‘Cholo’ Simeone colocó a Antoine Griezmann como interior para combatir la superioridad numérica del FC Barcelona.

También retocó el sistema. Los rojiblancos mejoraron, pero se vieron empujados a arriesgar más y el Barça también pudo correr al contragolpe.

Fc Barcelona Joao Félix Atlético Simeone

En ese escenario, y luego de un partido ya encaminado, el Atlético de Madrid reaccionó, pero lo hizo tarde, sufriendo el Barça cuando los rojiblancos se adueñaron del balón en el último cuarto de hora. La ocasión más clara de los colchoneros llegó a balón parado. Memphis realizó un tiro directo milimétrico que Iñaki Peña, que encadenaba su tercera titularidad por la lesión de Ter Stegen, despejó con una atajada digna del arquero alemán.

Simeone resta atención al portugués

Más tarde, y luego del encuentro, Simeone prefirió centrarse en los suyos. Prefirió prestar atención a los futbolistas que visten la elástica rojiblanca. «¿Joao? Yo no hablo de los chicos que no están», afirmó con rotundidad el entrenador argentino.

Luego le preguntaron por Griezmann… y también por Joao Félix. Por ese ‘plus’ que puede ser medirse al Barça en el caso del francés y al Atleti en lo que se refiere al portugués. «El fútbol no se explica por un partido. Un partido es un partido, y eso lo pueden jugar bien todos», cuenta. Y sentencia: «Aquí lo importante es la continuidad, y la historia de detrás.

¿Y qué hay de Joao Félix? Pues su propia historia. Lo hizo en el momento de su celebración, cuando descendió del cartel, se besó el escudo del Barcelona, apretó los puños y emitió un grito de desahogo, que pareció liberar el acumulado descontento. «Ha sido espontáneo», comentó más tarde Félix sobre su festejo. «Al final te pones en el calor del partido y fue como un alivio», confesó, añadiendo que su familia conoce bien todo lo que ha tenido que superar.

Su gesto no fue el último dirigido a los aficionados rojiblancos. Tras volver al césped y antes de que se reanudara el juego, Félix se giró y les lanzó un beso a esos seguidores que continuaron profiriendo insultos. Cabe destacar que su situación contractual actual lo tiene en el Barcelona en calidad de cedido y deberá volver si finalmente el Barça (u otro equipo) no abona su traspaso (tiene contrato hasta 2029).